Roberto Dobles

Roberto Dobles

Enviar
Lunes 30 Septiembre, 2013

En Costa Rica algunos prefieren continuar con las masivas y crecientes importaciones de petróleo caro y vulnerable


Reforma Energética en México (II)

México fue un gran exportador de petróleo y gas natural, pero desde hace algunos unos años ha empezado a ser importador.

Un artículo de la revista Forbes  indica que, “en la actualidad, 50% de las gasolinas que se consumen en nuestro país se importa, mientras la importación de gas ha subido de un 3 a 33% de 1997 a la fecha. Esto se debe a una producción insuficiente, que tiene su origen, en gran medida, en un marco constitucional que regula la extracción de hidrocarburos que ya no responde a las circunstancias actuales.
El Presidente de México, además de señalar los “riesgos financieros y dificultades técnicas demasiado grandes para ser asumidos por una sola empresa” (PEMEX), la caída continua de la producción nacional de petróleo y gas natural y la falta de aprovechamiento pleno del potencial existente, también ha indicado otras razones que justifican la reforma que permitiría alianzas público privadas para revertir esta situación :
“Habrá más recursos para el presupuesto y programas sociales, gracias a los nuevos negocios en la industria energética. La renta petrolera de la nación crecerá, pues habrá más producción de petróleo y gas natural, y habrá nuevas empresas de refinación, petroquímica, transporte y almacenamiento, pagando impuestos en nuestro país. La renta petrolera generará escuelas de calidad, hospitales, programas sociales, carreteras y servicios de agua”.
“Bajará el precio de la luz y también del gas. Van a bajar los recibos de la luz y del gas para las familias, los comercios y la industria. Al tener gas natural más barato, habrá más fertilizantes de mejor precio y alimentos más baratos.
“Se generarán más y mejores empleos en todas las regiones del país para beneficiar a las generaciones presentes y futuras”.
“La industria petrolera volverá a ser un motor del crecimiento económico de México, al detonar inversión en nuevas áreas. Se fomentará el desarrollo del sector industrial, lo que impulsará la actividad económica en distintas regiones del país, y a su vez generará oportunidades de empleo”.
Tal como lo hace Noruega con sus alianzas público privadas, los países productores de petróleo y gas natural buscan utilizar cada vez más parte de esta riqueza natural para aumentar y mejorar los programas sociales, la lucha contra la pobreza y generar empleo directo e indirecto de calidad, además de la competitividad, finanzas públicas equilibradas y otros factores claves para el desarrollo.
Se construyen escuelas, colegios y hospitales de clase mundial, carreteras, ferrocarriles e infraestructura de acueductos y alcantarillado, mientras se fortalecen los regímenes de pensiones y de seguridad social y la protección del ambiente (no se puede proteger apropiadamente el ambiente con falta de recursos y con pobreza).
La producción sostenible de gas natural y petróleo, como lo hace Noruega, tiene un impacto decisivo en el desarrollo económico, el progreso social, la protección del ambiente, el desarrollo humano y la seguridad nacional.
La producción de ninguna otra fuente de energía genera tal cantidad de recursos y beneficios a la sociedad para tantos fines.
A pesar de todo lo anterior, en Costa Rica algunos prefieren continuar con las masivas y crecientes importaciones de petróleo caro y vulnerable que no generan ningún beneficio para nuestra sociedad.


Roberto Dobles