Reducir el sector público: dilema para candidatos
Arte Jean Carlo Castro/ La República
Enviar

Domina cautela por impopularidad de medidas

Reducir el sector público: dilema para candidatos

Movilidad y despidos están en la mente de los aspirantes a la presidencia


Los principales candidatos a presidente difieren en el camino a seguir con la participación del Estado como patrono, siendo la propuesta de Otto Guevara la más arriesgada en lo que se refiere a reducir la cantidad de plazas.
Esta discusión se dará por el apremio en el presupuesto que, llegará a una casa donde los gastos superan los ingresos, y por eso le urgen recortes.


Solo en el último año, casi ¢2 billones se destinaron a pagar salarios de burócratas, consumiendo una tercera parte del presupuesto del sector público.
Con el inicio de la próxima administración, el nuevo estratega debe elegir una línea de trabajo, con la política de contratación.
Entre las posibilidades, que son todas distintas entre sí, destaca la de Otto Guevara, candidato por el Movimiento Libertario.
Crear una ley de empleo público y reformar del aparato estatal es la receta.
Como parte de estas iniciativas, Guevara afirma que el primer recorte en el sector público debe hacerse en Recope, que tiene alrededor de 350 empleados en la planta de Moín, paralizada desde hace más de dos años.
La fusión de varias instituciones y dependencias es otra de las apuestas de Guevara para ahorrar gastos en salarios.
En el caso del MOPT, el candidato rojiblanco propone revisar los consejos, para analizar su fusión.
El mismo remedio promueve para el INVU, Mivah y Banhvi, entes que también quiere revisar para evaluar su eficacia.
De ganar, firmaría una moratoria durante toda su administración, para evitar la contratación de personal del sector público.
El resultado de esta política sería —a su criterio—, una nueva estructura de salarios en el sector público, y con ello eliminar “las cláusulas abusivas en las convenciones colectivas”.
El libertario considera que con la liberación de casi $2 billones al año, se podría invertir en programas sociales y en actividades que generen empleo.
Esta estrategia, permitiría a su criterio, generar unos 500 mil nuevos puestos, tomando como base la reestructuración de salarios en el sector público.
Los recortes son una posibilidad, pero ligada a movilizaciones de lugares con exceso de personal, a áreas donde haya necesidad, consideró Luis Guillermo Solís, candidato por Acción Ciudadana.
El único que analiza el tema en la dirección opuesta es Johnny Araya, candidato por Liberación Nacional.
El Estado gasta unos ¢791 mil millones solo en incentivos salariales, distribuidos entre las instituciones del Estado, municipalidades y Gobierno central.

201310072152360.n1.jpg

Luis Fernando Cascante
[email protected]
@La_Republica

 


Ver comentarios