“¿Quién dice que no puedo diseñar en este país?”
Siempre hay personas que le dicen que no se puede, pero usted siga adelante, dijo Álvaro Núñez. Esteban Monge/La República
Enviar

Álvaro Núñez

“¿Quién dice que no puedo diseñar en este país?”

Renunció a la estabilidad para arriesgarse en su propia empresa

“El emprendedurismo es prueba y error”

Una línea de bolsos con accesorios a base de cueros y tejidos indígenas fue parte de un sueño al que Álvaro Núñez, diseñador nacional, casi renuncia, pues reconoce que la comodidad de un trabajo fijo lo alejó por varios años de su meta.
Lo que nació como un proyecto universitario para crear un producto 100% costarricense, se convirtió en una empresa con ocho trabajadores, más las 12 indígenas que generan la materia prima.
Renunció a su trabajo como gerente de mercadeo de una reconocida tienda de zapatos de un día para otro, y aunque le dijeron que estaba loco, se jugó todo lo que tenía para lograr su sueño.

201311152257020.n2.jpg
He sacrificado mucho tiempo con mi familia por hacer realidad mis sueños. Esteban Monge/La República
¿Cómo nació la idea de su empresa?
En 2005, cuando me pidieron un proyecto de graduación de la universidad, en el que debía desarrollar un producto que representara el ser tico, cuando creé la línea con tejidos de indígenas oriundas de Puntarenas me di cuenta de que podía ser exitosa.

¿Por qué llevar una creación indígena al comercio?
Investigué lo que hacían y encontré un grupo de artesanos en Boruca, fui a preguntarles puerta por puerta para ver quién se apuntaba a producir textiles con sus técnicas, así fue como una asociación de mujeres de la zona entró en el proyecto.

¿Cómo producen la materia prima?
Las indígenas de Buenos Aires de Puntarenas hilan el algodón y producen los tejidos de la manera autóctona; lo realizan a mano, duran un día por tejido.

¿Su primer intento falló?
Cuando empecé estaba la ilusión y realicé la inversión pero no pasó nada más, pues no nos educan para ser emprendedores sino para ser empleados, no sabía cómo convertir mis ideas en negocios, cómo vivir de eso.

Dejó su proyecto en pausa por varios años...
Necesitaba experiencia sobre materiales, textiles, pieles, así que empecé a trabajar para otras empresas; además laboré en mercadeo de modas, fue en ese momento cuando me di cuenta de que me estaba alejando de lo que quería.

201311152257020.n2222.jpg
¿Renunció a todo?
Un día solo pensé que era el momento de retomar el proyecto, abrí los ojos en la mañana y pensé, ¿quién me dice a mí que yo no puedo diseñar en este país?, solo yo mismo, ese día puse mi carta de renuncia.

¿Cuál fue la respuesta de su familia?
La gente me decía que por qué hacía algo así, porque tenía estabilidad y un puesto alto de gerencia, un sueldo fijo, pero dije que era el momento, pues ya había ganado experiencia.

¿Cuál fue el siguiente paso?
Tenía que aprender sobre cómo ser emprendedor pues no sabía, así que entré a la UNA para llevar cursos que me enseñaran a diseñar un producto que se convirtiera en negocio, me ayudaron a desarrollar un plan de negocios durante un año.

¿Cómo comercializa su producto?
Voy paso a paso, vendemos los productos de “Autóctona” por Internet, a través del Facebook, es una modalidad que uno puede aprovechar cuando está empezando.

¿Qué se necesita para emprender un negocio?
No es tanto el dinero, sino más bien tener una visión clara de lo que necesita el mercado y que responda a un estudio de mercadeo, para que sea exitoso.

¿Cuál es su visión a futuro?
Que el producto se pueda vender fuera del país, tener una tienda para contarle a la gente la historia de cómo se generó el bolso que va a comprar.

¿Cuáles retos tienen los productores nacionales?
En el país no hay maquilas y eso nos ha apartado de la posibilidad de generar productos que se puedan vender aquí y fuera de Costa Rica, hay pocos materiales con los cuales trabajar, por lo que dificulta el camino de quienes empiezan.

¿Qué consejo le daría a alguien que empieza?
Además de hacer un plan de negocios para desarrollar su empresa, sea sincero, si la gente necesita de ese producto, porque a veces las personas se cierran en hacer algo que nadie compraría.

¿Cuáles sacrificios ha hecho por su empresa?
Le invierto mucho tiempo a la marca, trabajo hasta los domingos, siempre estoy pensando en eso, me acuesto y sigo pensando qué se puede hacer.

 

Angie Calvo
[email protected]
@La_Republica

 

Ver comentarios