Proyectos de infraestructura auguran “país de ensueño”
La presidenta Chinchilla participó en la actividad de inauguración de obras del muelle granelero de Caldera. La mandataria afirma que su gobierno será recordado por lo que se dejará en obras de infraestructura. Archivo/La República
Enviar

Oposición y ciudadanía cuestionan millonarios proyectos

Proyectos de infraestructura auguran “país de ensueño”

En teoría, para 2017 contaríamos con carreteras y puertos de primer mundo

Si solo se tomara en cuenta la cantidad de proyectos de infraestructura con luz verde y crédito aprobado en el país, se podría pensar que en cuatro años los costarricenses gozarán de carreteras y puertos de primer mundo.

201303242222360.n44.jpg
No obstante, la oposición, cuestionamiento a los proyectos, así como el alto costo que implicaría para los ciudadanos, son barreras que enfrenta este proceso de modernización.
Entre los ambiciosos proyectos se encuentra la Megaterminal de Limón, valorada en $1.000 millones y que está programada para iniciar en octubre.
Para los empresarios, esta construcción es vital, ya que actualmente el estado de los puertos en el país es deficiente y resta competitividad.
Pero esta no será la única inversión millonaria en el Caribe. La ampliación del muelle petrolero de Limón cuenta con un presupuesto de $96 millones, que permitirá recibir buques de hasta 80 mil toneladas, el doble de capacidad que soporta.
Las obras fueron inauguradas a finales de febrero pasado y están en manos del consorcio mexicano ICA-MECO, que concluirá la tarea en octubre de 2014.
Por otra parte, la ampliación de la carretera San José-San Ramón cuenta con una oposición efervescente, luego de que se diera luz verde para que la empresa brasileña OAS construyera los 57 kilómetros de tramo, aunado a que la ampliación de carriles se hará tan solo en dos kilómetros.
Su costo de $523 millones a pagarse en 30 años, generó el descontento popular.
Un grupo de vecinos de la zona visitó el Consejo Nacional de Concesiones para pedir una explicación, a raíz de los altos costos de los peajes y la baja ampliación de carriles.
En cuanto a los peajes, Pedro Castro, ministro de Obras Públicas y Transportes, afirmó la pretensión de bajar el monto de ¢4 mil ida y vuelta que hoy está establecida para vehículos livianos.
No obstante, por tratarse de la carretera más importante del país, la presidenta Chinchilla afirmó que lucharán contra todo para que se dé su construcción.
Como si fuera poco, la primera fase de la ampliación de Circunvalación Norte recibirá un monto de $150 millones, y pretende enlazar las rutas San José-Caldera, General Cañas y San José-Limón.
Con este presupuesto se desarrollará la primera etapa, que comprenderá un espacio de cinco kilómetros que va desde la Uruca hasta la intersección de la ruta 32 en Tibás, que estará lista para 2014
Otra obra grande que deberá estar completa para el próximo año es la carretera entre Bajos de Chilamate y Vuelta Kooper, para la que se obtuvieron $50 millones.

Luis Fernando Cascante
[email protected]

Ver comentarios