Enviar

Lo que se necesita es la acción inmediata para impulsar una política de exportación de electricidad solucionando problemas que podrían derivarse de limitaciones de las líneas de transmisión regionales


Podemos exportar electricida

Costa Rica podría aprovechar su mayor capacidad instalada de energías limpias para exportar más electricidad y así evitar alzas tarifarias por el servicio en el país, dice una nota de este medio ayer.
El actual tema del costo de la electricidad pone sobre el tapete una serie de componentes que requieren estudio y toma de decisiones en el corto plazo.
Desde luego, también hay consideraciones importantes que posiblemente tengan que ver con el mediano y el largo plazo.
Tal parece que en vez de tener que quemar búnker para generar energía eléctrica durante la presente estación seca (de lo cual mucho se había hablado), más bien podríamos estar ante la posibilidad de contar con mayor excedente para vender, especialmente cuando entre en operación la planta Reventazón, el año próximo.
Vender más generación eléctrica significaría ingresos muy valiosos para no tener que aumentar las tarifas a los usuarios, sino en cambio que existiera la posibilidad de bajarlas.
Lo que se necesita es la acción inmediata para impulsar una política de exportación de electricidad solucionando problemas que podrían derivarse de limitaciones de las líneas de transmisión regionales.
Es ahí donde deben centrarse los esfuerzos, ya que en la región se generan hoy más de 10 mil megavatios hora, a base de quemar combustibles fósiles, especialmente en Panamá y Honduras.
Pero otro aspecto de gran importancia es el hecho de que si el país es capaz de tener excedentes de generación eléctrica de fuentes limpias como para aumentar sus exportaciones, eso también garantiza una oferta interna permanente, aun en el caso de que variaciones del clima significaran en algún momento una baja en esa generación. Esto debería tomarse en cuenta.
El tema es muy importante aunque parece que no ha sido motivo de ocupación de las administraciones en los últimos años, ya que no contamos aún con una política seria al respecto.
De haberse hecho, no tendríamos ahora que correr a solucionar posibles problemas con las líneas de transmisión regionales para concretar nuestras exportaciones de excedentes de electricidad.
Sin embargo aún estamos a tiempo.
 

Ver comentarios