Logo La República

Lunes, 17 de diciembre de 2018



NACIONALES


PLN deja en manos de Solís huelgas en servicios públicos esenciales

Esteban Arrieta [email protected] | Martes 09 diciembre, 2014

La palabra del presidente Luis Guillermo Solís está empeñada para los sindicatos. Si él no levanta el veto que permite la huelga en servicios públicos esenciales, perderá la confianza de este grupo, pero será respaldado por los empresarios. Archivo/La República


Sindicatos amenazan a Presidente con denuncia ante la OIT y protestas

PLN deja en manos de Solís huelgas en servicios públicos esenciales

Zapote trata de convencer a verdiblancos de ampliar plazo de discusión de reforma procesal laboral

A pocos días de que se archive la reforma procesal laboral en el Congreso, la bancada de Liberación Nacional decidió ayer no ampliar el plazo de discusión de ese polémico plan por cuatro años más.

De esta forma, dejó en manos del presidente Luis Guillermo Solís la decisión de avalar o no las huelgas en los servicios públicos esenciales que demandan los sindicatos y el Frente Amplio y que, por el contrario, repele el sector empresarial.
Sin los votos de los verdiblancos, el mandatario logrará oxigenar el plan por más tiempo y de esta forma no verse obligado a tomar una decisión que incomode a algún grupo.
Ayer, al cierre de edición, Melvin Jiménez, ministro de la Presidencia; Daniel Soley, viceministro de la Presidencia, y Víctor Morales, diputado del PAC, mantenían una reunión con  Liberación para tratar de cambiar el destino de la reforma procesal laboral.
Durante meses, el PLN se ha opuesto a este plan porque se avalarían las huelgas en los servicios públicos esenciales como la policía y los bomberos.
Para los verdiblancos, lo ideal sería extraer del proyecto la oralidad en los juicios laborales y de esta forma reducir de siete a un año las disputas en esta materia. Sin embargo, ayer, no lograban convencer al Gobierno de esta propuesta.
Mientras el Gobierno y el PLN jugaban su ajedrez político en Cuesta de Moras, en la sede de la ANEP en San José los sindicatos tocaban los tambores de guerra por este mismo tema.
Marchas, huelgas, denuncias ante la Organización Internacional de Trabajo y hasta una solicitud a la Unión Europea para restringir la cuota bananera y piñera de Costa Rica, son las armas que usarían los sindicatos contra el Gobierno de Solís.
“Si el presidente no levanta el veto, pensaríamos que él no tiene palabra y las relaciones con los sindicatos y el Frente Amplio quedarían muy dañadas, pues él nos dijo que sí apoyaría la huelga en los servicios públicos esenciales”, concluyó Rafael Mora, secretario de ANEP.

Esteban Arrieta
[email protected]
@earrietaLR