Logo La República

Domingo, 9 de diciembre de 2018



NACIONALES


PLN apuesta por “bateador emergente”

Esteban Arrieta [email protected] | Miércoles 01 mayo, 2013

Durante el último año Fabio Molina se desempeñó como jefe de fracción del PLN. El alajuelense tiene el respaldo del arismo, de la mandataria y del candidato Johnny Araya.Marco Monge/La República


Fabio Molina principal carta a presidir el Congreso

PLN apuesta por “bateador emergente”

Tratan de evitar división para elección de hoy

Para evitar un papelón legislativo histórico, el PLN decidió apostar por un bateador emergente para dirigir la Asamblea Legislativa.
Ante la imposibilidad de llegar a un acuerdo político en la bancada verdiblanca —que evite eventuales traiciones y distanciamiento—, la presidenta

Laura Chinchilla pidió a los diputados Luis Gerardo Villanueva y Sianny Villalobos dimitir de sus aspiraciones políticas.
Asimismo, recomendó descartar a Víctor Emilio Granados, quien es legislador del PASE y que era hasta ayer, la carta de la Presidenta para dirigir Cuesta de Moras.
Ayer, en horas de la noche, la bancada verdiblanca estaba reunida con Chinchilla, con el objetivo de designar al postulante.
Al cierre de edición, los aspirantes con más fuerza eran los diputados Fabio Molina, Alicia Fournier y Edgardo Araya.
De ellos, el nombre que sonaba con más fuerza era del Molina, quien gracias a su labor como jefe de fracción, ha logrado el respaldo de todos los sectores dentro del PLN, incluido el de Johnny Araya, candidato del PLN, y por supuesto, el de los hermanos Óscar y Rodrigo Arias.
La decisión de Chinchilla para descartar a Villanueva, Villalobos y Granados, se debe a que ninguno de ellos lograba el respaldo de los 24 legisladores.
Asimismo, varios congresistas amenazaban con “hacer la guerra” a su propia bancada, si su candidato no era el electo.
Ante este panorama, la mandataria prefirió garantizar la gobernabilidad de su último año.
No obstante, esta decisión le habría generado a Chinchilla un fuerte encontronazo con Villanueva, quien le habría reclamado que este “Gobierno es uno de los más malos”.
Sin embargo, ayer Villanueva negó enfáticamente lo relatado por otros diputados de la fracción —que hablaron a condición de anonimato— y más bien utilizó un tono conciliador.
“En una conversación con la Presidenta llegamos a la conclusión de que no podríamos nosotros alcanzar una unanimidad, si había diferencias en la fracción y que lo más importante es la unión. Valoramos el trabajo legislativo y queríamos mayor gobernabilidad”, expresó Villanueva.
El boicot contra Villanueva —quien era hasta el lunes el aspirante con más posibilidades— fue liderado por los diputados del PLN cercanos al e presidente Óscar Arias y a su hermano Rodrigo Arias.
La supuesta traición que Villanueva hizo a las aspiraciones políticas de Rodrigo Arias, cuando este era precandidato, es algo que no olvidan los aristas, pues este habría cambiado de bando de una manera poco elegante para darle su apoyo a Johnny Araya.
Parte de los acuerdos tomados por la bancada del PLN ayer en horas de la tarde, incluía descartar el respaldo para cualquier legislador que no sea de Liberación.
Esto deja automáticamente fuera del ring a Granados, por ser del PASE. Sin embargo, legisladores consultados prefirieron no eliminar del todo la posibilidad de apoyar a ese congresista.
La elección del nuevo presidente de la Asamblea es para la presidenta Laura Chinchilla como caminar sobre la cuerda floja. Si da buenos pasos podría asegurarse un año legislativo productivo. No obstante, si Chinchilla da un traspié, su gobierno y el Congreso caerían en un atolladero electoral sin fin, el cual impediría la aprobación de cualquier proyecto importante en estos últimos meses.