Enviar

Gastar en publicitar la obra que el gobierno está obligado a hacer, podría más bien resultar en que salga el tiro por la culata

Piñata electoral… ¿tiro por la culata?

El gobierno actual, que no ha obtenido la imagen deseada, podría dar un mal paso intentando remediar esa situación. Una encuesta de CID Gallup de este mes habla de un nivel de desaprobación a su gestión de dos tercios del público.
Supuestamente, existiría la intención de aumentar el gasto en publicidad en el presupuesto para 2013 e incrementar también los de información. Esto en un año en que el gobierno tendría pérdidas de unos $2 mil millones de acuerdo con una nota de ayer en este medio.
Estos posibles planes, que la publicación menciona como insinuaciones que “recorren a sus anchas los pasillos del Congreso”, fueron criticados por algunos diputados. Suponemos que también lo serían por los costarricenses que tienen que pagar esos gastos.
Es verdad que el gobierno de Chinchilla ha tratado de impulsar algunas obras de las que tanto necesita el país. Sin embargo, quizás su principal problema ha sido la poca reestructuración y limpieza hecha en algunas de las instituciones públicas que encontró cargadas de ineficiencia y de mala administración.
Ella conocía muy bien esa situación porque fue vicepresidenta del gobierno de Oscar Arias, lo que le permitió durante años observar esa condición en el sector público.
Sabía de la urgencia de sanear las entidades con las que tendría que contar para que las cosas marcharan bien. Para que los buenos funcionarios, que los hay tantos, pudieran hacer bien su trabajo y ella lograra concretar planes.
Sin embargo, fueron los problemas de falta de transparencia, de ineficiencia y los escándalos por denuncias sobre el uso indebido de fondos públicos lo que enturbió más su mandato y los proyectos que ha tratado de impulsar.
Y tal como están las cosas en la actualidad, esto pasa y seguirá pasando una cara factura hasta que se tome la decisión de sanearlo.
En cuanto a gastar en publicitar la obra que el gobierno está obligado a hacer, podría más bien resultar en que salga el tiro por la culata, como dice el conocido refrán.
Utilizar así el dinero de los contribuyentes, cuando existe el déficit fiscal que tenemos, podría empeorar, en vez de mejorar, la imagen de la mandataria y con ello la del partido que la llevó al poder.

Ver comentarios