Enviar
Sábado 16 Agosto, 2014

En los últimos 20 años se ha reportado la desaparición de diez personas en el Parque Corcovado. Se debería contratar un guía para ingresar


Parque Nacional Corcovado


Es necesario actuar promoviendo un desarrollo turísticamente sostenible en la zona sur de nuestro país. Tal y como se lo ha propuesto dentro de sus tareas la nueva Miss Costa Rica Karina Ramos, para lo cual fue nombrada por la Cámara de Turismo de Osa, embajadora de este lugar.
Ella pretende incentivar a la población a que conozca la Bahía Drake, el Parque Nacional Marino Ballena, el Parque Corcovado, las enigmáticas esferas en el delta de Diquís, declaradas Patrimonio Cultural de la Humanidad, la Isla del Caño, las comunidades indígenas Borucas, Ngäbes y Teribes, los biodiversos humedales de Sierpe, las montañas del Parque Internacional de la Amistad, entre otros.


Este 24 de octubre se conmemora el aniversario 39 del Parque Nacional Corcovado, fundado el 24 de octubre de 1975. Se localiza en la Península de Osa en los cantones de Golfito y Osa de la provincia de Puntarenas. Es una de las zonas biológicas más intensas del planeta, reconocida así por la National Geographic. En total, el parque tiene 45.757 hectáreas, lo equivalente a 457 kilómetros cuadrados y 5.375 hectáreas marinas además de 30 ríos y quebradas.
Existen dos senderos principales, uno que corre a lo largo de la costa, y uno al interior, y cuatro estaciones de guardaparques: tres en las entradas del parque y uno donde se cruzan los senderos. Uno de ellos corre de noroeste a sureste junto al océano, con la Estación Sirena aproximadamente a medio camino, desde donde sale el otro sendero hacia la Estación Los Patos, en el extremo este del parque.
El área incluye de 25 a 30 ecosistemas, 13 hábitats diferentes: la selva principal, la zona de bosque nuboso, la del bosque de altura, las bajuras aluviales, los pantanos, las playas, los manglares, la laguna, entre otros, donde se encuentran diez tipos de vegetación, entre manglares, pantanos de palmeras y una gran variedad de hierbas.
Hay además 500 especies de árboles, 140 especies de mamíferos, 4.000 de aves, 116 de reptiles y anfibios, 40 especies de peces y cuatro de tortugas marinas.
Este paraíso afronta una amenaza constante de cazadores y obreros ya que conserva la última porción del Bosque Tropical Húmedo del Pacífico Mesoamericano. Muchas de estas especies están en vía de extinción, como por ejemplo, los chanchos de monte, reconocida especie silvestre del país, según concluye la Universidad Nacional.
En los últimos 20 años se ha reportado la desaparición de diez personas en el Parque, de las cuales no se volvió a tener rastro alguno. En Corcovado es requerido contratar un guía para ingresar y evitar así este tipo de casos. Sin embargo, pero muchos se aventuran a ir solos.
Actualmente cerca de la zona se quiere crear el Aeropuerto Internacional del Sur,  que debe contar con estudios de impacto ambiental, ya que muchos vecinos de oponen al mismo. Debemos conservar este tesorero de Dios.

Alberto Cabezas Villalobos

Fundador Fundación Mundial Déjame Vivir en Paz