¡Paliza!
Enviar

Luis Guillermo superó meta y logró 1,3 millones de votos

¡Paliza!

PLN se propone hacer un análisis de fracaso

En su cuarto intento y de la mano de Luis Guillermo Solís, el Partido Acción Ciudadana ganó ayer la Presidencia de la República al propinarle al PLN una verdadera paliza en la segunda ronda electoral.

201404070144110.n22.jpg
El Presidente electo triplicó a su rival en las urnas y superó ampliamente sus expectativas de campaña.
Al cierre de edición y con el 94% de las mesas escrutadas, Solís tenía el 78% del apoyo electoral, mientras que su adversario Johnny Araya tan solo el 22%.
Esto implica que Luis Guillermo superó sus propias expectativas y que Liberación sufrió la peor derrota de su historia, lo cual sumirá a ese partido en un proceso de introspección y de cambio de liderazgos.
Por el contrario, Solís y el PAC no solo disfrutan desde ayer de las mieles del triunfo por primera vez en la historia, sino que también lograron más de 1,3 millones de votos.
La cifra les da un mandato contundente para los próximos cuatro años, y más importante aún, un mejor juego de cintura para negociar sus propuestas en la Asamblea Legislativa
La victoria se da después de 13 años de trabajo intenso, durante los cuales, el PAC ha basado su propuesta en la ética y en la lucha contra la corrupción.
Ayer, al conocer la victoria, varios de sus líderes como Ottón Solís, Epsy Campbell y Juan Carlos Mendoza, indicaron que esos ideales deben guiar al partido entre el 2014 y 2018, pues eso es lo que espera el electorado que eligió a Luis Guillermo.
“Con esta victoria contundente, lo que queda es ser responsable con los principios del partido. Este es el inicio de una etapa complicada, pero al mismo tiempo, bonita. Es el inicio de una nueva Costa Rica”, indicó Ottón, quien es el fundador del PAC y tres veces candidato a la Presidencia de la República
El triunfo de los rojiamarillos fue tan contundente que cerradas las urnas a las 6 p.m., la alegría de sus simpatizantes se desbordó en los principales puntos de la capital, como la avenida central, la Fuente de la Hispanidad y principalmente en la Plaza Roosevelt, donde el Presidente electo dio el discurso de la victoria.
Por el contrario, en el Balcón Verde, sede de la campaña liberacionista, parecía un velorio, sin dirigencia ni candidato.
Aunque Solís ganó ampliamente la presidencia de la República ayer, esto no quiere decir que haya tenido fácil el camino hacia Zapote.
Cuando inició la campaña Luis Guillermo luchaba contra el margen de error en las encuestas para ser reconocido por los votantes.
No obstante, una propaganda bien enfocada, el hartazgo de Liberación Nacional en el poder y los vaivenes de la política —que incluyeron la renuncia de Rodolfo Hernández en el PUSC y el auge y caída del izquierdista José María Villalta del Frente Amplio—, le dieron el impulso necesario para ganar la presidencia.
También hay que reconocer que el Presidente electo supo moverse bien en campaña, y que se mostró frente al electorado como un candidato serio, preparado, ecuánime al hablar de sus propuestas y sobre todo, enérgico para poder impulsarlas.
Esta combinación entre planes, habilidad política y suerte allanaron su camino a la Presidencia.
“Desde el punto de vista de comunicación política podemos decir que la campaña de Luis Guillermo fue brillante. La forma tradicional de hacer política ya no sirve, ahora se trata de una perspectiva más humana, de mayor cercanía con la ciudadanía”, concluyó Constantino Urcuyo, analista político.
En los próximos días, Solís empezará a nombrar su gabinete.

Esteban Arrieta
[email protected]
@earrietaLR

Ver comentarios