Ottón Solís: “Tengo bastantes enemigos y seguro haré más”
El diputado buscaría apoyar a otros en busca de una segunda elección del PAC. La República/Gerson Vargas
Enviar

Perseguirá a quienes no defiendan las ideologías del PAC

Ottón Solís: “Tengo bastantes enemigos y seguro haré más”

Cualquiera que lo conoce, lo sabe: Ottón Solís es un obsesivo con sus luchas políticas y esto le ha traído muchos enemigos.
Fue candidato presidencial del partido que fundó y perdió en tres ocasiones. El día que su movimiento político llegó al Poder Ejecutivo, lo hizo con otro Solís a la cabeza; uno más mesurado, comedido y potable para el votante.

201407252354120.n111.jpg
Solís vuelve a una curul tras más de dos décadas de su última vez en la Asamblea. La República/Gerson Vargas
Con Ottón no hay medias tintas. Quienes lo siguen, lo hacen con una lealtad admirable y quienes lo adversan, aprovechan cualquier momento para mostrar su descontento.
Ganarse enemigos es cosa de todos los días para Solís, quien no descarta agregar nuevos integrantes a esta lista.

Llega a su curul tras mucho tiempo desde la última vez como diputado, ¿cómo se siente tras casi tres meses de volver al servicio político?
Al principio estaba un poco desubicado. No entendía bien cuál era mi rol, lo he ido entendiendo, creo que es armonizar y conversar con otros diputados e inyectar una dosis de tolerancia en la Asamblea Legislativa, no alimentar disputas ni peleas.
No es necesario ganar todas las discusiones, no importa tampoco perder otras discusiones.

¿Ha perdido el PAC su esencia, esa con la que usted lo fundó?
Todavía es corto el tiempo para analizarlo, pero, digamos que no se ha manifestado fuertemente esa esencia, y eso toma tiempo. Al final de año podríamos valorarlo.

¿Qué pasaría si Ottón Solís empieza a ver cambios ideológicos en su partido?
No lo he visto, si lo veo, el país lo sabría.

¿Estaría dispuesto a renunciar al PAC?
No. Estaría dispuesto a que otros renuncien, pero no la persona que defiende los principios del Partido.

Viene el informe de los cien días, ¿se ha contradicho en algunas acciones el Presidente?
Yo creo que no, esto de los cien días es un medio mito. A un gobierno hay que darle seis meses para empezar a valorar. Sin embargo, este país se metió en esto, y es curioso, se piden un montón de cosas en cien días y aquí la calma reina, pareciera que no hay prisa.
Yo hubiese preferido que los nombramientos de algunos ministerios y presidencias ejecutivas se hicieran por concurso y con antecedentes.

¿Por qué?
Porque eso garantiza capacidad gerencial, que es el gran problema de la administración pública, hay que ver si Luis Guillermo valoró eso.
Manejar el MOPT, la Caja, el ICE, Recope, el INS, es tan difícil como manejar una multinacional, y el CEO de una multinacional se escoge con concursos de antecedente, donde no cuente color político sino la capacidad técnica.

Las últimas celebraciones por el auge de la Selección en el Mundial han causado discusiones por la presencia de Luis Guillermo en esos eventos, ¿habrá excedido de su presencia pública el mandatario?
Yo me imagino que ni Miguel Ángel Rodríguez ni Óscar Arias en su petulancia, ninguno de esos dos, hubiesen ido a integrase a la celebración, pero Luis Guillermo es el presidente de este pueblo. Me parece que eso no es incompatible con que se haga una buena gestión.

En este momento hay distintos sectores que demandan la acción del Gobierno, ¿cómo quedar bien y lograr un balance a favor de tantas ideologías sociales?
El principal reto o bien cuello de botella es la eficiencia del sector público. Eso no tiene ideología, hay que ser más eficiente.
Que no ocurran las cosas que han ocurrido. Tenemos un Consejo Nacional de Producción quebrado, la Caja en caos, una Trocha detenida, Recope es un desastre y estas cosas hay que evitarlas. Que se gestione bien el recurso público.

Ya usted conoce sobre el panorama político, ¿qué tan rentable será una posible reforma al reglamento legislativo?
Es urgente. El reglamento legislativo actual permite obstruir y en tanto haya diputados dispuestos a utilizarlo se convierte en un obstáculo para el avance.
Debo decirle que noto en las 57 personas que hoy están en la Asamblea, una actitud de limpiarle la cara a esta Asamblea.

Con ese criterio, ¿qué otras posibles reformas o cambios podrían generarse desde la curul?
Estamos dispuestos a eliminar privilegios sobre el régimen de pensiones que puedan beneficiar a gente de la política. Pienso que la comisión de reglamento hará un buen trabajo para corregir esto, y poner límites de tiempos.
Además, en esta Asamblea se va a hacer la reforma para que la elección de diputados sea nominal no solo por lista, esto dotaría de gran transparencia al voto.

¿Sigue con las mismas energías de siempre en la lucha contra la corrupción?
Tengo suficientes y bastantes enemigos y seguro voy a hacer más, no hay ninguna duda, pero mi amistad es con Costa Rica y su futuro.

Hablemos del futuro, ¿cómo se proyecta después de estos próximos cuatro años? ¿No habría candidatura presidencial?
Me vería apoyando a tantas personas buenas para que ganemos una segunda elección. Tres veces Costa Rica me habló clarito: me dijo que no le gustaban mis ideas y la forma de transmitirlas.
Al 30% de la gente le gusta y le encanta en lo que yo creo y hago pero con eso no se gana.

Soledad Montero
[email protected]
@La_Republica



Ver comentarios