Carlos Denton

Carlos Denton

Enviar
Miércoles 17 Octubre, 2012


¿Otro escollo para turistas?


La Nueva Ley de Tránsito permite aplicar un impedimento de salida a los turistas que manejan en el país y cometen una infracción; si no se reglamenta esto de forma adecuada, se avecina otro escollo en la promoción y desarrollo del turismo.
Para los que hemos viajado y que hemos manejado un vehículo alquilado, conocemos lo que es conducir en lugares desconocidos. Por más que se pueden usar los GPS que las empresas ofrecen, es posible desorientarse y mientras que se leen las señales y se escucha la voz de la máquina, es posible brincar un alto o entrar en una calle de una vía en dirección contraria. También es posible pasar a carriles incorrectos y no pagar un peaje. Mi experiencia personal ha sido que la autoridad, al entender que el infractor es un visitante, toma una actitud de comprensión.
Pasemos a Costa Rica, país con carreteras en pésimas condiciones, con señalización mínima o poco existente, donde no hay nombres para las calles urbanas, donde hay GPS pero de mínima aplicación, donde hay altos escondidos en arbustos y muchas carreteras sin iluminación alguna. Hay que imaginar los retos que enfrenta al turista que quisiera transportarse manejando un auto. Si estas limitaciones en la infraestructura se combinan con el hecho de que no todos los policías de tránsito son honestos, la verdad es que hay potencial para muchos abusos. Ya se oyen de extorsiones, de turistas que son amenazados; ahora los deshonestos pueden hablar del impedimento de salida.
Me imagino a un turista, visitando al país por cinco días con su esposa e hijos menores que brinca un alto y recibe un parte un sábado por la tarde; cuando llega al aeropuerto el domingo no lo dejan salir. Manda la familia en el vuelo y el lunes va a un banco y paga el parte; le dan un recibo pero en el aeropuerto todavía está registrado el impedimento y no aceptan el papel del banco. Puede gastar miles en multas con la aerolínea, en hoteles, en taxis y quizás en algún abogado que “lo ayuda”. Vive una pesadilla y cuando al fin logra huir de Costa Rica nunca regresa.
Para que esta provisión de ley se aplique bien, tiene que haber una manera para que el turista pague la multa en el aeropuerto a la salida 24 horas al día, incluso usando su tarjeta de crédito para pagar lo que adeuda. El proceso tiene que ser rápido, eficiente, y no debería perder su vuelo o tener ningún problema si paga.
Por supuesto si el turista estuvo involucrado en un accidente donde hubo pérdida de vidas o daños severos a personas, si manejó borracho o de forma temeraria, puede haber otros tipos de restricciones y puede ser que no debe salir del país. Pero para infracciones de menor cuantía que pueden pasar a cualquiera, especialmente en lugares desconocidos, tiene que haber un finiquito rápido, eficiente y que no interfiera con el deleite de Costa Rica del visitante.

Carlos Denton
[email protected]