Enviar

La inminente necesidad de realizar el proceso de cambio de base energética, debería llevar a nuestro país a múltiples estrategias para generación de energía limpia y a nuevos giros de negocios


Oportunidad de negocios con futuro

Barbados es la nación con mayor cantidad de calentadores solares y se dice que solo en 2002 dejó de emitir 15 mil toneladas métricas de carbono.
Aunque Costa Rica no es una pequeña isla, también es vulnerable a los efectos del cambio climático.
Mañana es el Día Mundial del Medio Ambiente pero ante la coyuntura que vive el planeta, todos los días deberían ser para cuidar el ambiente.
No solo por las alteraciones que se pueden producir en las zonas de diversos cultivos agrícolas, la migración de especies a lugares en donde puedan sobrevivir al clima, o por las tormentas eléctricas que pueden azotar el país.
También la posible falta de suficiente agua potable por menores precipitaciones pluviales, por la contaminación y descuido de ríos y mantos acuíferos, e incluso porque somos una franja cuyas fronteras este y oeste son el mar.
Pueden producirse aumentos de los niveles del mar y destrucción de los ecosistemas costeros.
Este año Barbados, un país de 430 kilómetros cuadrados y una población de cerca de 270 mil personas es el anfitrión para el Día Mundial del Medio Ambiente ya que el tema será Los pequeños Estados Insulares en Desarrollo y el Cambio Climático.
Pero es en Múnich, Alemania, donde a partir de ayer se celebra la Intersolar Europe Conference donde —se dice— expertos mundiales debatirán las tendencias, los mercados y las tecnologías de la industria solar.
Es ahí también donde desde hoy se lleva a cabo la Intersolar Europe, la feria solar más grande del mundo, donde la atención se centrará en los mercados fotovoltaicos de Asia, Europa y América y en las últimas tecnologías.
Esta inminente necesidad de realizar el proceso de cambio de base energética, debería llevar a nuestro país también a múltiples estrategias para generación de energía limpia, y a nuevos negocios, incluida la meta de la construcción de edificios energéticamente eficientes.
Costa Rica, con casi la mitad de su superficie cubierta de zonas boscosas y donde se encuentra cerca del 5% de la biodiversidad de la Tierra, cuenta también con una población sensible a la conservación de la naturaleza.
Lo que el país necesita entonces son planes estratégicos para conservar todo eso, que a la vez constituye —en esta coyuntura— nuevos giros de negocios con futuro.

 

Ver comentarios