Logo La República

Sábado, 15 de diciembre de 2018



FORO DE LECTORES


Opciones para personas con discapacidad

| Sábado 11 octubre, 2014


En el Sistema Educativo Saint Claire consideramos que las instituciones educativas también tienen la tarea de mejorar las habilidades laborales de jóvenes con distintos tipos de discapacidad


Opciones para personas con discapacidad

A principios del mes de agosto de este año, la vicepresidenta de la República, Ana Helena Chacón, presentó el primer estudio sobre el Estado de Situación sobre la niñez y adolescencia con discapacidad en el país.
El mismo concluye que las marcadas diferencias en educación, en salud y en empleo son las principales barreras para estos niños y jóvenes.
Según datos del Censo de 2011, en Costa Rica hay 297.050 personas entre 15 y 65 años con algún tipo de discapacidad. De ellas, el 54% (162.022) carece de empleo, aun cuando tiene aptitudes.
El porcentaje de desempleo de estas personas es siete veces mayor al promedio nacional: en 2011, el 7,7% de esa población estaba sin trabajo.
Lastimosamente, el audífono, la silla de ruedas o la dificultad para hablar crean una barrera de prejuicios en contra de estas personas.
Hay miedo e ignorancia tanto en los empleadores como en las familias, que temen que su hijo salga a enfrentarse al mundo de trabajo.
En este sentido, en el Sistema Educativo Saint Claire consideramos que las instituciones educativas también tienen la tarea de mejorar las habilidades laborales de jóvenes con distintos tipos de discapacidad.
Entre estas habilidades figuran la mejora de la expresión corporal, la capacidad para trabajar en equipo y otras que resultan fundamentales para el trabajo profesional y para la inserción laboral.
En el caso particular nuestro, tenemos un programa que incluye la parte de sensibilización a instituciones y empresas, sobre la importancia de contratar a personas con alguna necesidad especial.
Así hemos logrado que muchos de nuestros estudiantes consigan trabajo, luego de alcanzar la mayor independencia por medio de la implementación de diversas actividades. Entre estas se encuentran las salidas continuas y constantes fuera del entorno escolar y hogar, el uso de transporte público de forma continua y sistemática, enseñanza sobre el uso y manejo de dinero, estimulación de actividades que les permiten vivir solos, sin tutela de sus padres y madres, y también en cuanto a limpieza, alimentación, presupuesto, compras.
La barrera más importante está en la mente. Hay que derribar los mitos y hacer un vínculo entre educación y empleo.
Un cambio en el programa educativo, dando énfasis a la inclusión laboral genera un gran cambio. Es una educación de acceso.

Lupita Páez

Directora general
Sistema Educativo Saint Clare