Ofensiva de ¢20 mil millones contra tabaquismo
El fumado es una enfermedad crónica como la diabetes y la hipertensión, dijo Vera Barahona, directora del IAFA. Marco Monge/La República
Enviar

Salud

Ofensiva de ¢20 mil millones contra tabaquismo

Pese a que en el país no existen cifras oficiales del incremento o disminución en la compra de cigarrillos, lo cierto es que el vicio está dejando miles de millones para combatir el mal del fumado.

201401202214040.paf22.jpg
El país está generando más ingresos por el fumado, que por el consumo de combustible.
Desde la aprobación de la Ley Antifumado, la Caja Costarricense de Seguro Social recibe más de ¢20 mil millones anuales en promedio.
Solo el año anterior, la Caja recibió ¢25 mil millones del Ministerio de Hacienda, provenientes del tributo a los cigarrillos y para 2014, el ingreso previsto es de ¢23 mil millones. Entretanto, el Ministerio de Salud recibió ¢33 millones por concepto de infracciones.
Del dinero, un 37% se destina al fortalecimiento de la Red Oncológica Nacional, en vez de anteponer la inversión en prevención a la atención de las consecuencias del vicio.
La enfermedad del tabaquismo depende de un conjunto de factores como la publicidad, los estereotipos impuestos por la sociedad, la conducta y patrón familiar. Estos no se pueden controlar desde la estrategia de prevención y las clínicas de cesación, informó la Caja.
“Las estrategias de prevención son claves para que principalmente los niños y adolescentes no lleguen a fumar, pero no se puede estimar el número de personas que dejen el vicio”, indicó Luis Bernardo Sáenz, director del Proyecto de Fortalecimiento para la Atención Integral del Cáncer en la Red de la Caja.
De momento es imposible determinar el efecto de la prevención y clínicas de cesación en el costo que tiene para la Caja la atención de pacientes con enfermedades relacionadas con el tabaquismo.
“Es muy difícil establecer una relación directa entre la disminución en la prevalencia del fumado y el costo de la atención. En la determinación de costos inciden otros factores como el costo del recurso humano, medicamentos y equipos, no solamente la cantidad de pacientes con cáncer”, agregó Sáenz.
Para este año, el IAFA abrirá 12 clínicas de cesación de fumado, sumadas a las 19 que serán instaladas por la Caja con los ¢400 millones que les corresponde por ley.
El fumado es una enfermedad crónica como la diabetes y la hipertensión, de ahí que las clínicas contribuyan a que la persona deje de fumar y no recaiga, dijo Vera Barahona, directora del IAFA.
“Hay más interés de las empresas en cuanto a trabajar la parte de prevención, promoción y tratamiento con los trabajadores”, recalcó.

María Siu Lanzas
[email protected]
@La_Republica


Ver comentarios