“No me arruga entrar tarde y sin plata”
“Quiero que los costarricenses analicen mi propuesta desde la seriedad que requiere el momento histórico del país”, comentó Rodolfo Piza, candidato del PUSC. Gerson Vargas/La República
Enviar

Rodolfo Piza, candidato del PUSC

“No me arruga entrar tarde y sin plata”

Promete campaña de propuestas, no de ataques


A Rodolfo Piza le gusta resaltar en cada una de sus respuestas que es el más calificado de los candidatos presidenciales. Bajo su discurso judicial, se siente el más moderado de todos. No obstante, evita criticar a sus rivales. “Yo no digo que el resto sean malos, solo creo que yo soy el mejor de los candidatos”, dice.
Sin embargo, el electorado del PUSC no pensó lo mismo y prefirió a Rodolfo Hernández en las elecciones internas del partido en junio.
Con una ventaja aplastante, los votantes escogieron a un doctor sin mayor bagaje político, en lugar de un hombre que por su hoja de vida, se podría decir que conoce el tejemaneje del aparato estatal.
Tras su renuncia, Piza llegó como un “apagaincendios” en la Unidad. Pagó las deudas con la Caja, Fodesaf y el BCR para empezar con una campaña en apuros por darse a conocer en los televisores de los costarricenses.
Romántico con sus ideas, el expresidente de la Caja afirma que no caerá en el juego confrontativo y de ataque en el que han entrado todos los partidos, así le cueste la elección.

¿Cómo toma este inicio tardío de campaña?
Lo tomamos con mucho optimismo, hemos venido arreglando deudas con Fodesaf, la Caja y el BCR. No hemos podido iniciar campaña porque no tenemos los fondos ni acceso a la deuda política. Esperamos iniciar en las próximas semanas.
No por mucho madrugar amanece más temprano, los costarricenses tomarán la decisión en enero y tendrán en cuenta quién es la opción más segura, con mayor carácter, decisión y convicción para dirigir el país.

Llega usted de rebote, ¿se siente como un plato de segunda mesa?
Para nada. Fui a una convención abierta donde saqué un poco más del 25% de los votos, que equivale a más de 35 mil. Soy el candidato con mayor legitimación de todos. Los otros fueron nombrados por sus Asambleas Nacionales y ni la totalidad de candidatos en el PAC lograron el respaldo que yo tuve.

El electorado lo ve como alguien rígido o quizás muy serio. ¿Es correcta esa apreciación?
El electorado tiene que ver al ser humano como es, sin maquillaje. Soy un hombre serio porque me tomo en serio los problemas del país. Fuera del trabajo soy un hombre afable y disfruto de los chistes, pero en los temas serios... soy muy serio.
Quiero que los costarricenses analicen mi propuesta desde la seriedad que requiere el momento histórico del país.


¿Qué mensaje se quiere enviar con el eslogan “Un líder diferente”?
Hay una diferencia sustantiva en la perspectiva, personalidad, capacidad y experiencia que los otros candidatos no tienen en la misma magnitud que yo.

Se esperaría que un partido que está en desventaja en las encuestas ataque al favorito o sea más confrontativo, ¿usted usará esta fórmula?
No, la fórmula es decir por qué quiero ser presidente, decir qué voy a hacer y cómo lo haré. Nuestra campaña siempre será basada en “por qué creo que sirvo más que los demás”, no porque los demás sean malos, sino porque soy mejor.
A mí no me arruga haber entrado tarde y sin plata. Los costarricenses al final elegirán aquel que les brinde un camino seguro, en donde no hay referencias exóticas de izquierda o derecha, sino unos valores socialcristianos de centro.

Dice Claudio Alpízar que Araya los invisibiliza a usted y a Solís porque serían los únicos capaces de derrotarlo en segunda ronda, ¿coincide?
En lo que coincido es que yo le gano a Johnny Araya.

¿Qué acciones concretas va a tomar en su primer año de Gobierno para garantizar la legalización de uniones de parejas del mismo sexo?
Eso es una decisión legislativa, el Poder Ejecutivo puede tener alguna participación, pero es una decisión del órgano legislativo. Soy un hombre que cree en la división de poderes, pero aspiro a ser Presidente de la República, no diputado.
Se debe garantizar que no haya discriminación hacia una preferencia sexual y se debe establecer una legislación que garantice los derechos patrimoniales y personales de las parejas del mismo sexo. Para eso no es necesario reformar el Código de Familia ni distorsionar el concepto histórico de matrimonio.

¿Inciden en esto sus creencias religiosas?
No, yo parto más bien de las condiciones históricas y culturales de la sociedad. El Código de Familia y el matrimonio se pensaron para un tipo de organización familiar, eso no debe excluir las otras opciones.
Pero esas otras opciones deben ser reguladas.

En otro tema, usted estuvo involucrado en el grupo de los notables que enviaron una serie de reformas, entre ellas una reforma al reglamento legislativo, que ahora permite a un solo diputado paralizar un proyecto. ¿qué prioridad tiene esto para usted?
Soy el que tengo más años de hablar de ese tema. Me tocó presidir la comisión presidencial en el gobierno de Miguel Ángel Rodríguez y buena parte de la redacción de las reformas de los notables son mías, por lo que son muy importantes. Lo vengo defendiendo hace años, no solo en las juntas de los notables.

Usted se opone a un paquete fiscal, coincidiendo con Otto Guevara, ¿también haría recortes en el sector público?
¡No! Una cosa es contener el crecimiento del gasto y otra recortar el gasto. No se necesita recortar, no se pueden aumentar las plazas del sector público más allá del 1,2% anual.
No se puede seguir atizando la hoguera. Si el gasto crece menos que los ingresos vamos a tener mejores posibilidades de reducir el déficit, como lo hice yo en la Caja.

¿Qué continuaría de este gobierno?
El trabajo en ferrocarriles ha sido muy bueno, también en seguridad y educación, pero no ha sido suficiente.

¿Maneja nombres de eventuales miembros de su Gabinete?
Yo me comprometo a llevar el mejor equipo de Gobierno, pero no puedo adelantar nombres. Trabajo con tres exministros de Transportes de la Unidad, en ambiente tenemos tres exministros ambientales también. Nosotros no somos un partido improvisado.


Luis Fernando Cascante
[email protected]
@La_Republica

Ver comentarios