Enviar
Martes 5 Marzo, 2013

Aunque migrar a la flotación administrada sea el gran paso que nuestra economía requiere, no es conveniente hacerlo de modo apresurado y en medio de una situación como la actual


¿Necesarias recomendaciones del FMI?

El Fondo Monetario Internacional recomienda en su última sesión ejecutiva, que el país debe tomar dos acciones importantes, la primera para controlar el déficit fiscal y la segunda para que se reduzcan las frecuentes intervenciones del Banco Central de Costa Rica en el mercado cambiario para poder apegarse al régimen de bandas fijas.
Reforma Fiscal. El FMI hace énfasis en realizar una reforma fiscal, y es que precisamente el déficit fiscal para 2012 fue de un 4,4% con respecto al PIB, mayor al 4,1% de 2011 pero mucho menor al 5,2% que se tuvo en 2010, sin embargo, bajo el actual gobierno resulta imposible impulsar un nuevo proyecto de reforma fiscal principalmente por la falta de tiempo, por lo que dicha recomendación, que no es nada nueva, deberá esperar al próximo gobierno para tan siquiera ser considerada.
Recaudación. Otro aspecto importante a considerar es la recaudación fiscal, ya que este rubro tuvo un importante descenso para el periodo 2013, esto se evidencia al analizar cómo los ingresos de 2012 crecieron un 8%, siendo tres puntos porcentuales menor a lo logrado en el periodo anterior.
Flexibilización. Una segunda recomendación sugiere que se deben tomar medidas para flexibilizar el tipo de cambio, es decir, hacer que el tipo de cambio flote más libremente, esto justificado por las múltiples intervenciones que debe realizar el BCCR con la finalidad de apegarse al régimen de bandas fijas.
Esta sugerencia por parte del FMI no es nueva, la ha realizado en diversos momentos cruciales, tal es el caso del año 2008, en el que sugiere que para combatir o atenuar los efectos de la crisis de ese año, se debía flexibilizar el régimen cambiario.
En su nuevo informe lo sugiere amparándose en las intervenciones del BCCR para controlar el piso de la banda debido al ingreso voluptuoso de capitales extranjeros, así como las reservas que debe manejar (y utilizar) para el mismo fin.
Un actuar aislado por parte del BCCR al decidir sobre la flexibilización cambiaria no solucionaría del todo el problema que evidencia el ingreso de capitales temporales foráneos, ya que se requieren medidas integrales como las tomadas recientemente por el Gobierno Central de Costa Rica y la Asamblea Legislativa, al regular por medio de tasaciones impositivas las rentas de los capitales que pretenden ser remesados y además intervenir en el comportamiento de la Tasa Básica Pasiva para desincentivar dicha inversión.
Las anteriores medidas podrían lograr que se cumpla la meta inflacionaria de 2013, fijada en un 5%.
Aunque migrar a la flotación administrada sea el gran paso que nuestra economía requiere, no es conveniente hacerlo de modo apresurado y específicamente en medio de una situación como la actual, en la que el comportamiento de la TBP no es el normal, es conveniente esperar a que se normalice la situación de indicadores como la TBP y el tipo de cambio.

David Villatoro Reyes
Administrador de negocios con énfasis en finanzas