Logo La República

Jueves, 15 de noviembre de 2018



ACCIÓN


Nada en el Fello Meza

Gaetano Pandolfo [email protected] | Lunes 13 agosto, 2012



Nada en el Fello Meza
Sin emociones en las porterías, el duelo de brumosos y guerreros fue un bostezo

No hubo planteamientos ultradefensivos, tampoco se dieron marcajes personales, cada uno fue a lo suyo sin orientación y ni ideas claras; los encargados de “hacer” fútbol no lo lograron, por ejemplo Luis Diego Monge y Luis Steward Pérez en la visita y Pablo Brenes y Erick Ponce por los anfitriones, de manera que el partido se atragantó en la mitad del campo y en esa zona se fue hundiendo de principio a fin, tanto que los porteros Luis Torres y Adrián de Lemos no tuvieron una sola intervención apremiante.
Torres, ninguna, y Adrián, que se lanzó al primer palo a detener remate de cabeza de Pailos y luego un disparo quemante pero al cuerpo de Arauz y nada más.
La verticalidad ofensiva en el Cartaginés la puso en la primera parte el carrilero derecho, Edder Nelson, su mejor figura en ese periodo y por el lado de Jafet Soto, nunca se asociaron los medios de ataque, Pérez y Monge con la punta aislada y fornida de Brunet Hay, pieza fácil de tragar por los agresivos Villalobos Chang y Andrés Flores que no temblaron para meter los escarpines.
Marcas a control remoto de Ariel Rodríguez sobre un inofensivo Eduardo Valverde, que jugó muy mal; de Néstor Monge a Erick Ponce y de Luis Pérez a Yader Balladares le cortaron los circuitos a la nómina de Johnny Chávez que no se pudo armar en todo el partido, a pesar de los ingresos de Lezcano, Sáenz y Jiménez, un tridente ofensivo que igual siguió ayuno de balones porque la cintura local no los generaba.
Los guerreros se sintieron cómodos con el empate, en mucho lo buscaron desde el inicio con buenas artes, atrasando las acciones pero sin perder tiempo en forma deliberada y desde luego que la leal afición local se fue desesperando con el 0-0 que se hacía inmenso conforme el reloj avanzaba y pagó los platos rotos el silbatero central Jeffrey Solís, a quien se le fue una mano de Francisco Calvo a centro de Arauz que se pudo pitar como penal sin reclamo de nadie.
La pura verdad que Cartaginés no hizo méritos para triunfar, de manera que ese empate en blanco “premió” un desempeño mediocre de las dos oncenas.

Gaetano Pandolfo
[email protected]