Enviar
LITERATURA
Murió Carlos Fuentes, figura de las letras hispanas

El escritor mexicano fue una de las principales plumas del boom latinoamericano

El escritor mexicano Carlos Fuentes, una de las principales plumas del boom latinoamericano, murió ayer en la capital de su país, a los 83 años, dejando un gran hueco en las letras hispanas que será difícil de llenar.
El autor de obras como “La muerte de Artemio Cruz” (1962), “Gringo Viejo” (1985) o “Terra Nostra” (1975) pereció a las 12.15 p.m. hora local en un hospital del sur de la capital mexicana, donde fue ingresado de urgencia.
Fuentes de su casa editorial, Alfaguara, dijeron que el escritor comenzó a sentirse mal durante la mañana en su residencia, ubicada en el barrio San Jerónimo, en el sur de la capital, y fue trasladado al hospital adonde se le pudo estabilizar, pero murió después.
En el hospital, su médico Arturo Ballesteros dijo que su muerte se debió a una “hemorragia del tubo digestivo que le provocó la pérdida del estado de conciencia”.
Se despertó hacia las 5 a.m., incluso se bañó y tomó algunos líquidos, pero ya sentía algún malestar y por eso llamaron al médico. Terminó por desmayarse en su domicilio, agregó Ballesteros.
“Cuando llegué presentaba insuficiencia respiratoria, su esposa Silvia Lemus y yo llegamos al hospital a las 10.45 a.m. añadió en declaraciones a los periodistas Ballesteros, que lo atendía desde hace diez años.
Las fuentes de Alfaguara insistieron en que no había sentido molestias en los últimos días, e incluso “realizó un viaje de más de un mes a Estados Unidos, a Brasil, a la Feria del Libro de Buenos Aires y a Chile” hace poco.
El novelista tenía previsto ofrecer en los próximos días algunas entrevistas con motivo de la próxima publicación de una novela titulada “Federico en su balcón”.
Los restos del escritor serán velados hoy en un homenaje que se le rendirá en el Palacio de Bellas Artes de esta capital, según informó el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes.
Nada más conocerse su muerte comenzaron a llegar las primeras reacciones.
El premio Nobel de Literatura de 2010, el peruano Mario Vargas Llosa, dijo haber sentido “mucha pena” al enterarse de la noticia.
“Deja una obra enorme que es un testimonio elocuente de todos los grandes problemas políticos y realidades culturales de nuestro tiempo”, agregó Vargas Llosa, otro de los máximos exponentes del boom latinoamericano.
En el mundo de las letras, la pérdida de Carlos Fuentes fue recibida por gran pesar.
“El tenía un sentido crítico para todo este manejo de los problemas literarios donde la ambición está siempre en primera fila”, dijo el poeta y novelista colombiano Alvaro Mutis.
“Era magnífico para colocar a cada quien en su lugar, a cada escritor en su lugar”, dijo Mutis, también amigo del escritor colombiano Gabriel García Márquez, quien vive la mayor parte del tiempo en la capital mexicana.
La obra de Fuentes incluye también títulos como “La región más transparente” (1958), “La silla del águila” (2003) y “La voluntad y la fortuna” (2008), sobre la violencia ligada con el narcotráfico.
El autor dejó prácticamente listos para su publicación dos trabajos, un ensayo centrado en personas que más influyeron y ya fallecidas, y una novela que verá la luz en noviembre.
El primero de esos libros llevará por título “Personas” y es un ensayo que se publicará en junio, dijeron las fuentes de Alfaguara en México.
Sobre este ensayo, prácticamente ultimado, Fuentes decía que se tenía que “apurar a publicarlo” porque contiene impresiones del escritor en torno a casi una veintena de personas, todas ellas ya fallecidas, que habían sido importantes en su vida.
Además, Fuentes tenía previsto lanzar una nueva novela, “Federico en su balcón”, en la que planteaba un diálogo con el filósofo alemán Friedrich Nietzsche y que esperaba presentar en noviembre próximo.

Ciudad de México / EFE

Ver comentarios