Mucho cálculo y poca pasión
El empate fue un buen negocio para el Herediano. Mainor Díaz y Porfirio López disputan el balón. www.imagenesencostarica.com/La República
Enviar

Mucho cálculo y poca pasión

Primer juego de la final decepcionó y todo quedó por resolverse en el partido de vuelta

En un partido en el que el cálculo se impuso a la pasión, el control al fútbol ofensivo, y el excesivo rigor táctico a la creatividad, y tras de eso plagado de faltas, algunas arteras y otras teatrales, Alajuelense y Herediano empataron anoche a cero goles en un juego que se puede borrar fácilmente de la mente.

201312162321000.a33.jpg
El primer tiempo fue un desperdicio, principalmente para la Liga, equipo local obligado a proponer y a hacer goles en esta serie final para golpear primero y tomar la ventaja. No obstante, la Liga se conformó con control y posesión aunque eso no sirviera para siquiera despeinar al arquero rojiamarillo Leonel Moreira, mientras los heredianos firmes atrás, con mucho orden apenas sondearon opciones para visitar el área manuda.
Los florenses realizaron el primer remate siete minutos después del pitazo inicial, inofensivo a las manos de Patrick Pemberton y de ahí un brinco hasta el 28, cuando en una gran jugada Leandro Barrios se comió el terreno y llegó frente a la meta rojinegra, pero pudo más su egoísmo y no quiso ver a Mainor Díaz por la izquierda, mala elección, porque su remate fue intrascendente.
Luego al 42', fue Esteban Granados quien probó las manos de Pemberton en otra aproximación herediana y en la que sería prácticamente la última jugada del volante florense en el partido, ya que no regresaría para la complementaria debido a una lesión.
En la segunda parte, con los mismos hombres pero con otra disposición, Alajuelense en ocho minutos había visitado más el área rojiamarilla que en todo el primer tiempo, no obstante, abusando mucho del pelotazo al área.
Johnny Acosta, en acción de bola muerta, tuvo una clara oportunidad de gol porque logró despistar a sus marcadores, pero al final se despistó él mismo con un pésimo remate de cabeza que se fue totalmente desviado.
Más adelante, Venegas tuvo una más clara, servida por Jerry Palacios, pero el exporteño pensó en cámara lenta y la desperdició. Este mismo jugador, a centro de Acosta en acción de bola parada, remató al poste, salvándose Herediano.
El ingreso de Álvaro Sánchez sirvió cómo para preguntarle a Óscar Ramírez por qué no este jugador desde el arranque, pues le puso un poco más de veneno a la ofensiva rojinegra, mientras la llegada de Anllel Porras mostró un poquito de lo que será el partido de vuelta, en cancha herediana, con público herediano y con un equipo florense que de seguro sacará a relucir su faceta más ofensiva para tratar de dejarse el título.

Luis Rojas
[email protected]
@La_Republica



Ver comentarios