Logo La República

Lunes, 19 de noviembre de 2018



EDITORIAL


Mínimas exigencias ante los desastres

| Jueves 27 septiembre, 2012




Hay mínimas exigencias que satisfacer, en lo relacionado con obras públicas, luego de los desastres ocurridos

Mínimas exigencias ante los desastres

Ante la urgencia de contar con infraestructura, muchos costarricenses se hacen preguntas que no han sido debidamente respondidas, al menos en algunos casos, sobre la forma de intentar resolver el problema en materia de carreteras y puentes.
Uno de esos casos es la construcción de la carretera que conecta San José con Limón. Una obra que incluye llevar a cuatro carriles el tramo de la ruta 32 entre Río Frío y el centro de Limón.
Un trecho ese de gran importancia pues conectará la zona norte (incluyendo a Nicaragua) con los puertos del Caribe, para que los pesados furgones no sigan pasando por San José, una situación que afecta negativamente al país desde que se eliminó el ferrocarril, contribuyendo a la destrucción de las vías, al caos y al congestionamiento.
Pero hay al menos dos asuntos poco claros respecto a la forma en que se intenta realizar la obra.
1- El costo de la vía parece alto en comparación con otras. En los casos de la pista a Caldera y el incremento de la capacidad del tramo Cañas - Liberia, juntos, suman unos 23 kilómetros más que lo que se debe hacer en la ruta 32. Sin embargo, en esta la obra costaría $400 millones, mientras que el costo de las primeras fue, entre ambas, de unos $50 millones menos. Aunque en la vía 32 es necesario hacer más puentes, en la que va a Caldera hubo que empezar por derribar cerros. Hace falta dar detalles para asegurar transparencia.
2- ¿Qué pasa con el dinero disponible en el BID, por el cual estamos pagando intereses? ¿Por qué no se utiliza en vez de solicitar un nuevo crédito a China? Recordemos que por más blando que este fuera hay que pagarlo y también los intereses, tanto a China como al BID. Y se trata de millones de dólares. El nuevo préstamo solicitado a China sería como para construir unos cuatro Estadios Nacionales o unos cuatro hospitales como el de Heredia.
Asuntos que deben ser muy bien aclarados, en detalles, a quienes pagamos todos esos millones.
Las obras de infraestructura en Costa Rica son tan necesarias como la claridad con que se manejen. Y estos, lejos de ser reclamos exagerados o inconvenientes son, sin ninguna duda, mínimas exigencias luego de los desastres ocurridos con fondos públicos.