Enviar
Logran acuerdo sindicato y gobierno
Millonaria inversión por menos muelleros

Cambio a contrato de megaterminal no fue abordado

La operación de los puertos de Limón y Moín en el Caribe volvió a su normalidad ayer a las 8 a.m.
El regreso de los muelleros a sus labores se dio luego de que seis horas antes el sindicato que los representa llegó a un acuerdo con el gobierno.
La huelga en los puertos se extendió siete días, con un saldo de más de ¢400 millones en pérdidas para Japdeva, entidad encargada de operar los puertos.
En las casi 16 horas de negociación, las dos partes consiguieron frutos en temas que tenían meses buscándolos, pero que la contraparte se había negado a conceder.
Por ejemplo, los sindicatos lograron que el gobierno les garantizara una inversión de $70 millones para mejorar los muelles.
A cambio el sindicato portuario se comprometió a reducir gradualmente la planilla de Japdeva.
Pero el tema de fondo, que es el malestar sindical por la exclusividad privada en el manejo de los contenedores a partir de 2016, cuando entre a operar el nuevo puerto, no se resolvió.
Los recursos que se invertirán en los muelles estatales provendrán del Ministerio de Hacienda y de un empréstito que pedirá Japdeva, luego de que se le eliminara el límite de endeudamiento que tenía desde su creación.
Un puesto nuevo de atraque fue a lo que se comprometió a financiarle el gobierno a Japdeva.
Adicionalmente se le autorizó a la entidad portuaria a conseguir recursos para comprar dos grúas, un remolcador, una lancha, cabezales y vagones, enumeró Allan Hidalgo, jerarca de Japdeva.
La meta es completar las contrataciones en menos de seis meses.
A cambio de la inversión, el sindicato se comprometió a recortar la planilla que, a criterio del gobierno, es muy alta pues absorbe más del 80% del presupuesto de Japdeva.
El plan comprende congelar todas las plazas que vayan quedando vacantes por jubilación o renuncia. Así se reducirían unos 200 puestos en los próximos cuatro años.
Las únicas plazas que se repondrán serán aquellas que sean urgentes para garantizar la adecuada operación de los puertos, afirmó Ronaldo Blear, líder del sindicato de Japdeva.
Otro punto en el que cedieron los sindicatos es en trabajar 364 días al año (excepto el 1° de mayo), las 24 horas. Este punto será incluido en la Convención Colectiva que negocian con el Gobierno.
Al final el gobierno no se comprometió a variar el contrato de la megaterminal, pero los diputados que sirvieron de garantes en la negociación acordaron reunirse con APM Terminals, grupo a cargo del megapuerto, para ver la posibilidad de que acceda a permitirle a Japdeva operar contenedores.

Danny Canales
[email protected]
Ver comentarios