Enviar

No se trata de retribuir mal a los burócratas, sino de eliminar privilegios desmedidos que el resto de los empleados deben pagar

Menos privilegios, más equidad

Ante el déficit fiscal de hoy el gobierno se ha planteado finalmente la necesidad de hacer razonables los beneficios que reciben los burócratas eliminando los abusos actuales.
No se trata de retribuir mal a los empleados públicos, sino de eliminar ciertos privilegios desmedidos, ya que algunas instituciones destinan hasta más de tres cuartas partes de su presupuesto a salarios, quedando muy poco entonces para la mejora de los servicios que deben prestar.
Si se implementa este plan, el ahorro en sueldos del sector público podría ser de casi $2 mil millones al año según cálculo realizado por este medio.
Ese monto equivale a casi la mitad del déficit que enfrenta el gobierno este año y que, de cualquier modo en que el gobierno lo obtenga, debe ser pagado luego por los costarricenses, aun por aquellos que trabajando en la empresa privada no reciben privilegios semejantes en sus salarios.
Es decir, el tema es equilibrar sueldos y a la vez evitar gastos desmedidos en empresas públicas que no por pagarlos mejoraron los servicios que brindan a la población.
El ICE y la Caja ya comenzaron un proceso de movilidad voluntaria para estos fines y esperamos que se desarrolle con éxito conservando en sus planillas a los colaboradores que hayan mostrado mayor capacidad y eficiencia.
Es realmente deseable que este proceso se logre llevar a cabo sin consideraciones de orden político, algo necesario para que este y los siguientes gobernantes cuenten con instituciones estatales fuertes, profesionales y eficientes, capaces de brindar los servicios de calidad que toda la población anhela y que le urgen al sector productivo.
Costa Rica necesita un Estado profesional y eficiente, bien remunerado, pero sin privilegios que pongan en peligro la estabilidad y sostenibilidad de la hacienda pública.
El paso dado es necesario porque no es sostenible que este y los siguientes gobiernos sigan pagando los actuales privilegios, es decir, gastando mucho más de lo que les permiten sus ingresos.



Ver comentarios