Melvin Jiménez: “El 2015 será el año más importante del Gobierno”
“Si no cumplimos los plazos trazados, los temas se acumulan y se complica más el diálogo por la misma dinámica. Nosotros sabemos que cada día que pasa es un día menos para cumplir nuestras promesas”, indica Melvin Jiménez, ministro de la Presidencia. Gerson Vargas/La República
Enviar

Resultados deben ser palpables para población, indica Ministro de Presidencia

Melvin Jiménez: “El 2015 será el año más importante del Gobierno”

Buscará generar buen ambiente político de cara a la reforma fiscal

Ya se acabó el tiempo de los diagnósticos y los informes, ahora lo que se requiere es trabajo y diálogo para 2015, el cual será sin duda el año más importante de la administración Solís Rivera.

201411220001400.n111.jpg
“Si no cumplimos los plazos trazados, los temas se acumulan y se complica más el diálogo por la misma dinámica. Nosotros sabemos que cada día que pasa es un día menos para cumplir nuestras promesas”, indica Melvin Jiménez, ministro de la Presidencia. Gerson Vargas/La República
Melvin Jiménez, ministro de la Presidencia, reconoce que las expectativas son muy altas para el siguiente periodo y de él podría depender el éxito o fracaso del primer gobierno del PAC.
“La gente tiene que ver que estamos cumpliendo con los compromisos que hicimos en campaña”, agregó Jiménez.
En ese sentido, el Gobierno tiene la mira puesta en metas claras para los primeros meses del otro año.
El fideicomiso para la ruta a San Ramón y la ampliación y mejora de la vía a Limón, así como un acuerdo energético, son temas claves para generar la confianza y el ambiente político necesarios para discutir otros temas de la agenda país, como los planes tributarios, la ley de empleo público y la reforma a las pensiones.
En caso de fracasar en la primera parte de la agenda, se complicarán más de la cuenta las metas del Presidente, reconoce Jiménez, por eso viene el año más importante de esta administración.

¿Cuáles son las expectativas que tiene el Gobierno para 2015?
Queremos discutir proyectos como la ley de empleo público, una reforma al tema de las pensiones, la aprobación del IVA y la renta global, así como el fideicomiso para la ruta a San Ramón y la concesión de la vía a Limón. Sabemos que son temas complejos, pero también que el diálogo se trata de entendimiento y hacia eso apuntamos.

¿Es este 2015 el año más importante para el Gobierno por la agenda que plantea y porque aún no está desgastado por sus decisiones?

201411220001400.n11.jpg
Estamos de acuerdo en eso. Ya este Gobierno se asentó en la oficina, propuso la ruta a seguir por medio del Plan Nacional de Desarrollo y tendrá su primer presupuesto.
Por otra parte, sabemos que es un año en el que tendremos que demostrar qué estamos haciendo. Ya se acabó el tiempo de los diagnósticos y los informes.
La gente tiene que empezar a ver los resultados en vivienda, en el agro, en la generación de empleo y  en el costo de la vida.
Hay temas que debemos atender de forma inmediata, por ejemplo, la concesión de la ruta a San Ramón y ruta 32, además de la propuesta energética, si no avanzamos en esos planes, la discusión legislativa podría complicarse más de la cuenta para otros proyectos.

¿Entonces requieren demostrar que el Gobierno está avanzando para conseguir un segundo aire y entrarles a otros proyectos más complejos?
Efectivamente, varios temas complicados están a la espera de acuerdos previos que generen confianza y buen ambiente.
Hay temas de carácter inmediato, otros de mediano plazo que deben empezar a discutirse y otros con un calendario más largo. La gente tiene que ver que estamos cumpliendo los compromisos que hicimos.

¿Qué pasa si se fracasa en los planes trazados para 2015?
Esperamos que eso no pase, pues si no cumplimos en los plazos, los temas se acumulan y se complica más el diálogo por la misma dinámica. Nosotros sabemos que cada día que pasa es un día menos para cumplir nuestras promesas. La gente tiene que ver las obras.

¿A esta altura qué espera de la oposición?
Hemos encontrado en el PLN y en otros partidos mucha disposición a trabajar conjuntamente, vea por ejemplo el éxito con la Banca para Desarrollo, la ley de expropiaciones y la aprobación de un préstamo para infraestructura con el BID.
Creemos que hay sectores dentro de la bancada mayoritaria en el Congreso que, incluso de manera muy personal, concuerdan con la visión que tenemos para el país, así como otros que todavía no digieren bien la derrota.
No estamos de acuerdo con todo, pero sí logramos unirnos de manera coyuntural y así será durante los siguientes tres años.

¿Cogobierna el Frente Amplio como denuncia la oposición?
Eso no es cierto, el PAC y el Frente Amplio no son cogobierno porque tenemos nuestras diferencias y además no tenemos los votos para dirigir la Asamblea, lo que pasa es que logramos acuerdos. Tenemos una alianza, pero no es un cheque en blanco.

¿Son aliados naturales del Frente Amplio?
La agenda social del Frente Amplio y el PUSC nos unen en muchos ámbitos, pero también tenemos cercanías en otros temas con otros partidos, así como también diferencias.

¿Cómo conseguir nuevos impuestos, cuando fracciones como el PLN, el PUSC y el Movimiento Libertario ya manifestaron su oposición hasta que no se recorte el gasto?
Tendremos que dialogar para ver qué es posible pasar y qué no, si hay chance de apoyar el IVA y la renta global, supeditándolas a otros proyectos, lo haremos. Este es un proceso que podemos ir trabajando de manera paralela.
Lo que tenemos que ver es cuáles son los tiempos para cada proyecto y en ese sentido, si los diputados nos dan los votos, aprobaremos nuevos gravámenes lo más pronto posible.
El Presidente propuso que se aprobarían gravámenes hasta después de dos años, pero eso no significa que no podamos empezar a discutirlo ya.
Sobre Liberación debemos decir, por ejemplo, que es un partido serio, que critica y cuestiona de forma constante, pero a la hora de la verdad, es capaz de dar los votos. Eso pasa con la mayoría de las bancadas también.

¿Ve difícil aprobar gravámenes en 2016, cuando ya empieza a calentar la precampaña política?
Eso es cierto, pero confiamos en que podremos conseguir los 38 votos que se requieren.
Sin embargo, en la medida en que logremos acuerdos importantes previos, tendremos una mayor ventana de oportunidad para llevar a buen término este y otros proyectos de ley, por eso queremos empezar la discusión ya de diversos temas.

¿Está el Gobierno decidido a contener el elevado gasto en remuneraciones y pluses salariales?
Vamos a revisar la ley de salarios públicos con los sindicatos y las universidades.
La idea es analizar los incentivos, los pluses salariales, las anualidades y otros componentes, y al mismo tiempo resolverlo a mediano y a largo plazo, pues no se puede hacer el cambio rápido. Habrá medidas inmediatas, pero no se puede aplicar todo de la noche a la mañana. Vea por ejemplo que ya estamos denunciando las convenciones colectivas. En el tema de las pensiones pasará lo mismo. Hay que ir despacio porque precisa.

Esteban Arrieta
[email protected]
@earrietaLR

Ver comentarios