Carlos Denton

Carlos Denton

Enviar
Miércoles 14 Marzo, 2012


Mejorar el servicio del tren urbano

Con la noticia de que el litro de combustible se venderá por más de ¢750 a partir de abril, es hora de ver cómo se puede mejorar el servicio del tren para que se convierta en opción para los que no pueden pagar esos precios tan elevados para transportarse. De todos es sabido que Miguel Carabaguiaz y su equipo están extendiendo la cobertura y que pronto habrá servicio hasta Cartago, pero ya es momento de ampliar lo que se ofrece en las rutas existentes.
En la actualidad todas las líneas operan primero en la mañana cuando viajan al trabajo los usuarios y luego en la tarde cuando regresan a casa. ¿No sería importante ofrecer un par de trenes a mediodía en todas las líneas? Es cierto que con la jornada continua y las distancias entre hogar y lugar de trabajo son pocos los que regresan a casa para almorzar. Pero hay estudiantes universitarios, personas con diligencias que llevar a cabo, trabajadores en otros horarios, que necesitan transporte en horas distintas a las ofrecidas en la actualidad.
Por ahora se entiende que por razones de costos no se pueden agregar servicios durante el fin de semana, pero un par de horarios a mediodía sí tienen que ser posibles y ayudarían a convertir esto en un servicio más adecuado.
También hay que buscar una solución para los pasajeros esperando el tren; en muchas estaciones no hay techo para protegerlos de las lluvias, y tampoco hay acera. A los pasajeros les toca en algunos casos pararse afuera entre lodo y zacate y sin techo. ¿No podría negociar Carabaguiaz para lograr la instalación de mupis?
En el futuro habrá que ver cómo se acorta el tiempo en las rutas; para lograr esa meta se requiere una inversión importante en señalización, puentes, y cercas que aíslen los trenes de peatones y vehículos. También será importante “jubilar” a las vagonetas que operan en la ruta de Pavas; por más remozadas que estén, siguen siendo vehículos fabricados hace 40 o más años. Hay que poner trenes más modernos en la ruta de Pavas, tal y como operan en Belén y a Heredia.
Estas últimas mejorías requieren inversiones aún más importantes y es improbable que los recursos generados por los pases pagados por los usuarios den para cubrir inversiones de esta índole.
Es posible que los autobuseros se quejen si se mejora mucho el servicio del tren; van a ver la operación de este servicio como una competencia “desleal” del Estado. Pero estos siempre “chillan” especialmente cuando se les exige mejorar su flota, aumentar su horario y ofrecer un servicio como merecen sus clientes.
Sería bueno que estos sintieran lo que es tener que “competir” en vez de tener un monopolio otorgado en concesión por el Estado donde históricamente hacen lo que les da la gana.
Hay que apoyar a Miguel Carabaguiaz y al INCOFER en todos sus planes de mejoría del servicio de tren urbano.

Carlos Denton
[email protected]