Enviar
Viernes 27 Junio, 2014

Las personas con educación y preparadas, no roban, no asaltan y no son corruptas, porque todas tendrán oportunidades y trabajo digno


Mejorando la educación cambiamos

Costa Rica quiere cambiar y para lograrlo necesita preparar mejor a sus maestros haciéndolos excelentes profesores, porque niños y jóvenes no pueden seguir llegando a los centros educativos a prepararse en este tiempo, donde no existe innovación e inteligencia que los transforme.
Serán las tecnologías modernas las responsables del cambio a la par de un Ministerio de Educación empeñado en lograrlo. El conocimiento de estas tecnologías modernas usadas por educadores preparados, hará posible que la instrucción llegue a todos los alumnos, quienes motivados no podrán pensar en la deserción estudiantil.
Si lográramos el cambio, los conocimientos deben llegar a todos los ámbitos, como la calle, el hogar y el trabajo. En educación habrá que invertir, de eso tiene que estar claro el Gobierno. Solo educados y bien informados, saldremos de pobres tomando en cuenta que el valor y la riqueza dependen cada vez más de esto.
Sin educación, sin motivación y mal preparados, atizaremos cada vez más la deserción, alejando a la juventud de las oportunidades de trabajo. Los jóvenes mal orientados, son víctimas de la injusticia social, lamentablemente pagando los menos privilegiados.
Como en todo, para surgir y cambiar, tiene que haber un esfuerzo de profesores, alumnos, padres de familia y Gobierno, permitiéndose el acceso constante y dinámico a la información actualizada, que hoy es fácil con los recursos del Internet y muchas otras herramientas.
La juventud necesita educación de calidad, comprensión y ser competitivos. Habitamos un mundo revolucionado por todos los rincones de la tierra con una juventud deseosa de aprender, de investigar. Quieren vencer las deficiencias que hemos tenido.
En mi época, la educación era buena, con el tiempo se estancó o ha avanzado con remiendos. Hay ganas de cambiar, tenemos nuevo Gobierno y no podemos bajar la guardia si queremos regresar al privilegio y la excelencia que tuvimos en educación.
En este mundo moderno del siglo XXI, las opciones en la tecnología educativa son más numerosas y necesitamos contar con ellas para que, bien aprovechadas, sus resultados sean valiosos en corto tiempo. Este es el cambio que esperamos de la nueva administración del presidente Solís. No podremos tener buena educación sin maestros pero ellos tendrán que estar dotados pedagógicamente, calificados, excelentes.
El maestro es y seguirá siendo el mejor aliado del cambio que las naciones necesitan. Las personas con educación y preparadas, no roban, no asaltan y no son corruptas, porque todas tendrán oportunidades y trabajo digno.
Las personas con fortalezas y educadas surgen al poder expresar su pensamiento con precisión y claridad. Unido a buenos modales, valores éticos y cívicos, el país disminuye la delincuencia.
El ataque a la pobreza no se logra con limosnas sino con preparación. Eduquemos.

Eliseo Valverde Monge

Médico