Los “reality shows” pierden la inocencia
Enviar

Oreja 4.500 compradores participaron en la pasada edición de la  feria MIPCOM

Los “reality shows” pierden la inocencia

Los “reality shows”, vinculados con el sensacionalismo, han perdido con los años la superficialidad

201310120057290.m1.jpg
Programas como “The Hills” recrean un mundo de super cialidad.Internet/La República
Los “reality shows”, terreno vinculado tradicionalmente con el sensacionalismo derivado de programas como “Gran Hermano”, han perdido con el paso de los años la superficialidad de sus inicios, para vincularse con temática de mayor calado social.
Así lo demuestran los programas más prometedores de la próxima temporada, presentados  en Cannes durante la inauguración de la feria MIPCOM por parte de la consultora “The Wit”, encargada de destapar los formatos que abren camino.

El italiano “Mission”, que se estrenará en noviembre, lleva por ejemplo durante 15 días a seis famosos a trabajar con los “olvidados del mundo”, en lugares tan poco televisivos como orfanatos de la India o campamentos de África o Haití.
Y el británico “Why don’t you speak English?”, reúne durante una semana a cuatro inmigrantes de primera generación con una familia nativa para aprender el idioma del país de acogida y, con esa convivencia, contribuir al acercamiento y al derribo de los estereotipos.
También en Inglaterra, “We all pay your benefits”, enfrenta a cuatro contribuyentes con cuatro demandantes de empleo, algunos de ellos de larga duración, para explorar sus respectivas vidas y ser más conscientes de dónde proceden o adónde van dirigidas las ayudas.
Acordes con los cambios en la sociedad y con una mayor sensibilidad, están preparados igualmente el estadounidense “Generation Cryo”, en el que una adolescente concebida a través de una donación de esperma emprende la búsqueda no solo de su padre, sino de los hasta 15 hermanastros surgidos de esa donación.
Alejado del escándalo espera también triunfar el holandés “Buddy for hire” en el que una persona que no está haciendo nada destacable con su vida se une a otra discapacitada incapaz de hacer cosas por sí misma, para decidir al final de ese episodio si esa amistad televisiva continúa una vez alejadas las cámaras.
Estos formatos aprovechan además el potencial de las nuevas tecnologías y de las redes sociales, en programas como el sueco “Crime Central”, y que permite a la audiencia colaborar en la resolución de delitos a través de la interacción directa con la policía.
No faltan los experimentos sociales que dispararon los índices de audiencia hace más de una década, pero los lugares a los que se somete a los participantes a una convivencia extrema distan de tener las comodidades de antaño.
El holandés “Utopia”, que aspira a superar los límites de “Gran Hermano”, une durante un año a 15 participantes en una granja con poco más que una vaca, 20 pollos y 25 mil euros con los que sacar adelante el negocio.
Como una nueva vuelta de tuerca a los formatos que aprovechan el atractivo del amor está igualmente el danés “Married at first sight”, en el que seis solteros y solteras se casan con un completo desconocido y hacen vida común durante un mes, al término del cual deciden si seguir adelante o firmar el divorcio.

Cannes / EFE


Ver comentarios