Logo La República

Viernes, 3 de diciembre de 2021



COLUMNISTAS


Liderazgos y partidismos

Vladimir de la Cruz vladimirdelacruz@hotmail.com | Miércoles 04 julio, 2012



Pizarrón
Liderazgos y partidismos


El país y su democracia política, como sistema, se ha construido con liderazgos políticos, partidismos y con pactos nacionales de estos líderes y partidos, el partidismo como tendencia u opinión a favor de un partido, y pocas veces en favor de un líder partidario. Desde el siglo XIX es así pasando desde el caudillismo tradicional, autoritario o consensual, hasta el liderazgo intelectual de algunos de sus protagonistas. Quizá este último rasgo es el de menor presencia.
El liderazgo político no se ha referido a las ideas políticas de algunos líderes sino a su visión pragmática y realista, y la visión costarricense con que han abordado la situación política que les toca vivir y enfrentar y los destaca.
A algunos líderes o caudillos se les vincula con los movimientos políticos de los que surgieron o hicieron surgir, liberalismo, reformismo o comunismo, o a las tendencias partidarias que logran materializar con su presencia u obras de gobierno, que se reconocen por sus apellidos por ser líderes fundadores, volismo, morismo, figuerismo y calderonismo.
Derivado de esto, algunos movimientos políticos tuvieron su propia fisonomía, en partidos políticos, como los liberales, el Reformista, el Comunista, Liberación Nacional (PLN), y la Unidad Social Cristiana (PUSC), que evoca las corrientes políticas socialcristianas. Son los cinco pilares de este proceso democrático nacional.
Especialmente ligados a planteamientos doctrinales han sido los comunistas y socialistas, al marxismo leninismo y sus variantes, los liberacionistas a la socialdemocracia clásica y sus nuevos planteamientos, y los socialcristianos a la doctrina social de la Iglesia y sus filósofos políticos del siglo XX. Las nuevas tendencias político económicas neoliberales se expresan en prácticas de gobierno del PLN y el PUSC, y en otros partidos actuales, sin que exista un ideario neoliberal al que se adscriben sus personas y dirigentes, ni se agita como bandera de atracción.
Los partidos que de ellos surgieron y existen desarrollaron al interior nuevos líderes que no han impreso a dichos partidos su propio sello personalista, y solo existen en función de dichos partidos, su tradición y nombre partidario, y mientras estén en ellos. A lo sumo desarrollan tendencias ocasionales no superiores a los que sus propios partidos representan en la comunidad nacional, y coyunturales cuando son candidatos presidenciales de dichos partidos.
En el PLN y el PUSC sus candidatos presidenciales imponen su apellido en el periodo electoral sin crear ninguna tendencia adicional partidaria. En el PUSC y sus raíces, trejismo, echandismo, caracismo, rodriguismo, abelismo, toledismo. En el PLN, oduberismo, mongismo, castillismo, corralismo, arayismo, chinchillismo. Distintos son en estos partidos el calderonismo de Rafael Angel Calderón Fournier y el arismo de Oscar Arias Sánchez. El figuerismo es el de don Pepe.
Líderes comunistas, y socialistas, luego de la muerte de Manuel Mora, no identifican sus movimientos con sus apellidos, carecen de esa presencia y reconocimiento y persisten del recuerdo morista.

Vladimir de la Cruz

NOTAS ANTERIORES


Meditando el voto 2022

Viernes 03 diciembre, 2021

Una vez más la clase política se ha separado en grupúsculos para ofrecer como candidatos a personas que también lo son a diputados

¿Qué hacer con JAPDEVA?

Miércoles 01 diciembre, 2021

Al principio tuvo algún éxito con proyectos de desarrollo, pero según avanzaron los años los fines sociales y desarrollo se fueron enterrando frente a los altos







© 2021 Republica Media Group todos los derechos reservados.