Liberación no dará salario a Johnny Araya
El 28 de junio será el último día en que Johnny Araya se desempeñe como alcalde de San José, al dejar su cargo, dejará de percibir más de ¢7 millones mensuales como parte de su sueldo. Marco Monge/La República
Enviar

Dejará de percibir ¢7 millones al mes al renunciar a Alcaldía

Liberación no dará salario a Johnny Araya

Partido no se hará cargo porque deuda política no lo contempla

Tras ganar más de ¢7 millones al mes, Johnny Araya, alcalde de San José, no recibirá ni un solo cinco en su cuenta a finales de julio.
Al renunciar a su cargo de gobernador para asumir la candidatura oficial de Liberación Nacional (PLN), el político tendrá que echar mano de su

201306192241190.n22.jpg
patrimonio, para costear sus gastos personales por casi un año, pues ni la campaña, ni el partido le pagarán un salario.
Así lo confirmaron por aparte Orlando Guerrero, tesorero de la tendencia, y Bernal Jiménez, presidente verdiblanco.
“En el pasado cuando él fue precandidato no le pagamos un salario y tuvo que hacerles frente a sus gastos. Aquí todo el mundo tiene que poner un poquito de su parte y él lo entiende”, expresó Guerrero.
Sin embargo, esto no quiere decir que el aspirante se vaya a quedar completamente sin dinero para impulsar sus aspiraciones, pues todos los gastos referentes a la campaña como viáticos, giras, gasolina, pago de secretarias y alquiler de vehículos o edificios, serán cancelados por el partido y posteriormente reembolsados como parte de la contribución estatal.
En caso de ganar las elecciones nacionales, Araya quedaría sin un salario fijo hasta mayo de 2014, razón por la cual, Jiménez considera que el candidato debe tener una fuente de dinero constante proveniente de la campaña, pero no del partido, pues esa no ha sido la usanza.
“Es lógico que la campaña le dé un salario a él, eso debe salir de los fondos de campaña, pues no es justo que una persona deje su trabajo para representar al partido y no tenga ingreso alguno. No obstante, ese es un asunto de la campaña y no propio del partido”, indicó Jiménez.
En ese sentido, el presidente del PLN agregó que en caso de que Araya no tenga una fuente de ingresos regular durante la contienda, esto podría se considerado “peligroso”.
Una de las razones para que la campaña y el partido no contemplen el pago del salario de Araya en los próximos meses, es porque ese gasto no lo incluye el Tribunal Supremo de Elecciones (TSE) como parte de la deuda política.
Esto, porque no hay una relación laboral, ni una venta de servicios propiamente dicha, no obstante, los partidos sí están facultados para que de sus recursos le den un sueldo a sus respectivos candidatos.
La deuda política es la contribución estatal que reciben los partidos para financiar sus gastos de campaña. Para los comicios del próximo año, el TSE estableció un monto máximo de ¢36 mil millones.
“Lo único que se pide es que el dinero que se utilice para pagar al aspirante, provenga de la cuenta única del partido que está bajo supervisión del Tribunal de Elecciones, sin embargo, ese gasto no se considera como parte de la deuda desde 2007”, indica Andrei Cambronero, letrado del órgano electoral.
Se trató de obtener la opinión de Araya al respecto, pero no fue posible al cierre de edición.
Tras casi tres décadas en la Municipalidad de San José en los que ocupó los puestos de ejecutivo municipal, regidor y alcalde, Araya dejará su cargo este 28 de junio. Su objetivo es liderar al PLN a un tercer mandato consecutivo.

Esteban Arrieta
[email protected]

Ver comentarios