“Las titularizaciones cerrarían brecha en infraestructura”
“No estoy seguro de que salga más barato un crédito bancario para financiar obra pública. Probablemente lo sea en la etapa de construcción, pero no luego cuando ya la obra está lista”, dijo el consultor Camilo Zea. Gerson Vargas/La República
Enviar

Entrevista Especial - Camilo Zea, consultor internacional

“Las titularizaciones cerrarían brecha en infraestructura”

Crédito bancario no alcanzaría para desarrollar toda la obra que requiere el país, advierte


201504232031480.8.png
Los fideicomisos de titularización solucionarían la brecha de infraestructura del país. Aunque no ha faltado el crédito bancario para echar a andar las obras, este no es interminable y los recursos adicionales provendrían del mercado de valores, en especial de los fondos de pensiones.
Actualmente pueden conseguirse tasas muy atractivas tanto en los bancos locales como en los organismos multilaterales; pero las condiciones financieras podrían cambiar con regulaciones más estrictas., opinó el consultor Carlos Zea.
La solución sería que los bancos entren en la etapa constructiva, y cuando el proyecto empiece a operar, se estructuren emisiones que sean compradas por los inversionistas institucionales, como los fondos de pensiones.
Estos fondos manejan casi $4 mil millones, de los cuales menos del 1% están invertidos en obra pública.
Zea fue uno de los expositores invitados en un seminario sobre titularización y fideicomisos de infraestructura, organizado por la Bolsa Nacional de Valores.
En esta entrevista, valora los retos que tiene el país para empezar a desarrollar esta figura.

¿Cuál ha sido la experiencia en su país con las titularizaciones?
La titularización en Colombia ha sido muy fluida en el caso de cartera hipotecaria, no así todavía tanto en infraestructura, aunque hay varias experiencias importantes, y hay un espacio gigantesco con todo el nuevo proyecto de autopistas de cuarta generación. Será un negocio que se moverá muchísimo.

¿Cómo entran los inversionistas institucionales, como los fondos de pensiones, dentro de estos proyectos?
Es muy importante tener presente que difícilmente este tipo de inversionistas participen en la etapa de construcción, porque su apetito de riesgo es muy bajo. Lo que probablemente pasará es que los bancos aporten su capital para financiar el proyecto y al año cinco o siete, dependiendo de lo que demore la construcción, decidan salir de esa inversión. En ese momento, con una obra en operación, es que puede entrar el grupo de inversionistas institucionales y comprar la participación.

¿Cómo puede ser atractivo este mecanismo de financiamiento si el crédito bancario es menos costoso?
No necesariamente. La financiación bancaria se va a encarecer por la reciente regulación, que exige más capital, más liquidez y permite menor apalancamiento. Yo no estoy seguro de que salga más barato el crédito bancario. Probablemente lo sea en la etapa de construcción, pero no luego cuando ya la obra está lista.
Al desaparecer el riesgo de construcción, es probable que los inversionistas institucionales pidan una rentabilidad relativamente baja, porque a cambio tendrán un flujo de caja futuro muy estable en un horizonte de inversión de largo plazo, lo cual va muy alineado a lo que estos fondos requieren.

El país está iniciándose en el uso de este tipo de figuras para la construcción de obra pública. ¿Qué recomendaciones haría?
Los inversionistas entrarán en la medida en que sientan que lo que está dentro del patrimonio de ese fideicomiso esté realmente protegido. Eso es fundamental.
También creo que hay que mantener un diálogo permanente con el mercado, para que le dé retroalimentación al Gobierno sobre si la figura marcha bien o si requiere mejoras.

¿Cómo garantizar que un fideicomiso de titularización sea exitoso?
Las titularizaciones funcionan mejor en la medida en que sean recurrentes. Si ustedes van a hacer una operación al año, la figura va a morir. Si logran coordinar de modo que los negocios vayan permanentemente hacia esos vehículos de propósito exclusivo, van a generar un mercado muy profundo, muy líquido.

Se dice que estas figuras reimpulsarán el mercado de valores. ¿Por qué es importante que lo hagan?
La financiación bancaria tiene un límite en plazo, y en la cantidad de recursos que tienen para prestar.
Si ustedes quieren cerrar la brecha que tienen en infraestructura como ya lo han hecho otros países de América Latina, van a tener que considerar el desarrollo del mercado de capitales porque no todo lo van a poder financiar con bancos.

Rodrigo Díaz
[email protected]

Ver comentarios