Enviar

CINE

La realidad de “Los juegos del hambre”

201311242359340.m7.jpg
Jennifer Lawrence: “Da miedo” que la realidad se parezca a “Los juegos del hambre”. Internet / La República
La realidad se parece tanto al universo de terror, represión y esperanza de “Los juegos del hambre: En llamas”, que “da miedo”, explicó en una entrevista con Efe el director de la cinta, Francis Lawrence, que considera que la historia se parece mucho a lo que ocurre en algunos países.
Esta segunda entrega de la trilogía basada en los libros homónimos de la estadounidense Suzanne Collins, protagonizada de nuevo por Jennifer Lawrence, Josh Hutcherson y Liam Hemsworth, llega a los cines de medio mundo, precedida de una enorme expectación.
“Una de las razones por las que la película ha tocado a la gente es porque los temas, e incluso algunos elementos visuales, son un espejo de cosas que están pasando, quizá no en nuestras casas, pero sí lo vemos en la tele y en Internet; sabemos que hay dictadores y revueltas y vemos las consecuencias”, apuntó Lawrence.
“Nos sobrecoge cuando vemos lo que pasa en Siria por ejemplo, era como un reflejo de las cosas que estábamos rodando. Cuando tienes un gobierno así y se produce una rebelión, y no estás muy seguro de quién es mejor que quién, porque hay una zona muy grande y muy gris, lo que pasa es que da miedo; eso también se ve en la película”.
Lawrence, que tímidamente apunta alguna palabra en español (“mi mujer es navarra”, confesó a Efe), retomó la dirección de la saga cinematográfica después de que Gary Ross abandonara tras rodar la primera parte, “Los juegos del hambre”, que no tuvo muy buenas críticas cinematográficas, pero arrasó en taquilla.
“No presté mucha atención a las críticas (...), cuando me llamaron me lo tuve que pensar, porque nunca había hecho una secuela, pero había leído los libros —“vi la película”, aclaró— y pensé en qué podía crecer yo, qué podía aportar, pero también había un 'casting' increíble y una estética que cambiaba y aumentaba”.
Esta segunda parte le ofrecía “mucho más; es cuando la historia se abre realmente y podemos empezar a explorar lo auténtico de los libros, e indagar en el aspecto sentimental de los personajes, que también era distinto”, indicó.

Madrid / EFE

Ver comentarios