Foto 1
Este año muchas familias han postergado sus solicitudes de crédito por temor a que la economía no crezca y no puedan pagar. Asimismo por que piensan que no se les otorgará el préstamo tras las restricciones impuestas por el Central. ARCHIVO/ LA REPUBLICA
Enviar

La percepción empuja la realidad

La percepción negativa sobre la economía se está volviendo realidad.
El miedo de muchas personas de que no habrá crecimiento los contiene ante tomar créditos para compra de bienes como casa y automóvil, así como para las inversiones en expansión empresarial.
Otra percepción es que con la restricción crediticia impuesta por el Banco Central quienes pidan su crédito serán rechazados, así que por ello algunos también postergan pedir préstamos.
La realidad es que efectivamente la economía crece menos, hay un menor consumo interno, si se compara con el año pasado y también una mayor inflación.
Y si existe una restricción de crédito, que aunque los bancos no han superado las limitaciones sí los ha puesto más selectivos a la hora de otorgar préstamos.
Con un entorno económico lento será mas duro pagar las deudas para los prestatarios y con poca gente pidiendo créditos, será más duro también que la economía crezca, por lo que la percepción negativa de consumidores y empresarios también aporta a la realidad pesimista

 

Ver comentarios