La injusticia de una convención colectiva
Enviar

Lo que no quedó en el olvido ni del sindicato ni de los jerarcas de Japdeva, fue negociar y renegociar año tras año convenciones colectivas de trabajo que significan hoy grandes beneficios extraordinarios para este grupo de funcionarios


La injusticia de una convención colectiva

Hay olvidos involuntarios, pero no puede ser así el de las máximas autoridades de Japdeva, que no cumplieron con su deber de hacer que esa entidad realizara lo pertinente para ir produciendo año a año un crecimiento económico y social de la vertiente atlántica, porque así lo manda la Ley constitutiva de esa institución.
No obstante, lo que no quedó en el olvido ni del sindicato ni de los jerarcas de Japdeva, fue negociar y renegociar año tras año convenciones colectivas de trabajo que significan hoy grandes beneficios extraordinarios para este grupo de funcionarios. Dinero que el país no tiene cómo pagar.


La lista es larga y ha sido enumerada en muchas oportunidades en estos días. Hasta se les paga a estos trabajadores por no llegar tarde.
Sin embargo, para la mayoría del resto de la población limonense lo que hubo fue abandono, falta de ese progreso que debieron generar los gobiernos y los jerarcas que estos nombraban para dirigir Japdeva.
Las poblaciones de la vertiente atlántica no solo necesitaban y necesitan alguna que otra ayuda en especie. Requerían y requieren ambiciosos planes de desarrollo y financiamiento y supervisión de Japdeva para lograrlos.
Esto no sucedió. Las condiciones actuales de Limón lo demuestran.
¿Por qué no pusieron los jerarcas y el sindicato de Japdeva el mismo tesón para desarrollar Limón, en conjunto con las autoridades locales y el resto de las fuerzas vivas de la provincia, como el que sí pusieron para asegurarse sus propios privilegios salariales, sin importar lo que sucediera con el resto de la población local?
¿Es que hay dos clases de limonenses, los que laboran en Japdeva y gozan de grandes prerrogativas y el resto?
Esta injusta situación, que la prensa periódicamente se ha encargado de sacar a la luz pública, podría comenzar a variar ahora, por decisiones del actual gobierno.
El presidente Solís ha pedido a las presidencias ejecutivas denunciar las normas abusivas que puedan tener las convenciones de trabajo.
La de Japdeva en particular, vence el 31 de este mes por lo que sería una de las primeras en las que se harían nuevas propuestas para reformarlas.
Será importante dar seguimiento a esta y otras negociaciones que surjan por vencimiento de las convenciones.
No solo porque el país tiene un importante déficit fiscal se debe hacer esto, sino por el simple hecho de que se debe modificar cualquier injusticia de ese tipo, a nivel salarial, entre los trabajadores de cualquier sector en el país.


Ver comentarios