Enviar
Sábado 20 Septiembre, 2014

Las políticas públicas no siempre responden a las necesidades de las personas a quienes están supuestamente dirigidas


La importancia de las políticas públicas

El definir bien las políticas y su buena ejecución fortalece la democracia y mejora la gobernabilidad, en el entendido de que se propicia el bienestar de las mayorías.
Una parte fundamental del quehacer del gobierno se refiere al diseño, gestión y evaluación de las políticas públicas. Estas se han convertido en una herramienta que incorpora no solo los intereses del Estado, sino también de la sociedad mediante objetivos y acciones concretas para dar respuesta a problemas concretos.


Son acciones ejecutadas para responder a las distintas demandas sociales, de salud, educación, empleo y desarrollo social. Consideramos fundamental la participación ciudadana en los procesos de establecer políticas públicas porque constituye un elemento fundamental y una condición para propiciar la gobernabilidad democrática, y puede llegar a constituir un mecanismo para el empoderamiento social.
Debe existir una sociedad civil que se integre activamente en el proceso y asuma su implicación en la esfera pública y los asuntos colectivos. Las reflexiones deben considerar sobre los nuevos conceptos de la sociedad civil y de ciudadanía que están emergiendo en las sociedades democráticas modernas, como sucedió con la propuesta de dar en concesión la carretera San José-San Ramón y la activa participación que tuvo el Foro de Occidente y que determinó que el Gobierno anulara la concesión.
De los resultados de la fiscalización posterior de la Contraloría General de la República sobre políticas públicas, muchas de las causas de las deficiencias detectadas están relacionadas con debilidades en el diseño, ejecución y evaluación de resultados, planes y programas, que se definen en cada periodo de gobierno.
Se debe mejorar en la formulación y ejecución de las políticas sociales dado que no se ha logrado que estas tengan efecto sobre la pobreza.
No se da la distribución del ingreso y de manera que signifique mejores oportunidades para los pobres, debido en parte a exceso de burocracia.
Hay más de 20 entidades que ejecutan programas para combatir la pobreza, y sus resultados son muy deficientes.
Se deben establecer también políticas públicas que tengan el adecuado sustento económico en los presupuestos y se puedan concretar a través de los planes anuales operativos y planes operativos institucionales que sean reflejo de las planes estratégicos y del Plan Nacional de Desarrollo.
Los países en desarrollo se caracterizan, entre otras cosas, por tener gran cantidad de problemas sociales que requieren la atención del Estado. Pero al mismo tiempo, los gobiernos suelen tener limitaciones presupuestarias debido a que los ingresos fiscales no alcanzan o existe déficit fiscal.
Las políticas públicas tienen la potencialidad de resolver problemas concretos, de promover integración social: es decir, permitir que la gente viaje en el “mismo avión”.
No obstante en la realidad de los países, esas políticas no son siempre tan públicas, ni siempre responden a las necesidades de las personas a quienes están supuestamente dirigidas, pues suele suceder que se hacen diseños “en el escritorio”.


Bernal Monge Pacheco

Consultor