Foto 1
Enviar

Déficit, principal enemigo nacional

Impuestos no son el problema

La causa está en el crecimiento del gasto público

Para arreglar el mal estado de las finanzas públicas, no se necesitan más impuestos, sino reducir los gastos que crecen de forma desmedida desde hace cinco años.

201407202222180.in111.jpg
Así reducir en el Gobierno lo que respecta a salarios, pensiones de lujo y servicios de deuda que se han convertido en un problema estructural para el déficit.
Por otro lado, para captar más recursos, urge hacer una revisión en los 227 regímenes de exoneraciones que existen para eliminar aquellos no justificados.
Además, se deben cobrar mejor los impuestos existentes.
Utilizar tecnologías, factura electrónica, sistemas de datos con cruces bancarios y otros elementos que faciliten la obtención de información para el control cruzado.
En especial a profesionales liberales y pequeñas o medianas empresas que evaden en gran parte sus cargas tributarias, y no solo atacar a los grandes contribuyentes.
Por esto atacar al déficit con más impuestos no debe ser el camino.
Los niveles impositivos en el país ya son altos, los empresarios pagan ya el 30% de sus utilidades al Gobierno, además de los aportes a la Caja y a los sistemas de pensiones, que hacen llevar esa cifra hasta el 56%.
Poner más impuestos significaría menos competitividad para el país, hacer menos atractivo a Costa Rica para compañías extranjeras, las cuales moverían sus operaciones a otros países con menos impuestos y mejor infraestructura.
Costa Rica es el segundo país de América Latina con mayor carga impositiva por debajo de Argentina.
Así, el Gobierno recauda al año el 14,5% del valor de la producción nacional durante los últimos cuatro años.
Con las acciones sobre la evasión y exoneraciones, se podría recoger una  misma cantidad que la actual, como ya lo ha señalado Helio Fallas, ministro de Hacienda en varias actividades, lo que sanearía las finanzas.
Lo que recalca que más impuestos no es la respuesta.
Hoy, el verdadero problema es la creciente brecha entre gasto e ingresos, este se debe a que el Gobierno cada año de los últimos cinco, ha gastado cada vez más.
Los gastos se han vuelto estructurales en salarios, pensiones y servicios de la deuda. El gasto supera el 20% de la producción, cuando en 2007 apenas era del 14%, mientras los ingresos han crecido proporcionalmente con la economía hoy en un 14,5%.
El déficit fiscal equivale prácticamente al 6% del producto interno bruto, el más alto de las últimas dos décadas.

201407202218280.in11.jpg

Fabio Parreaguirre
[email protected]
@fabiopLR

Ver comentarios