Enviar
Hundimiento de alcantarilla provoca caos
Hueco vial colapsa al país

Problema generó densas presas, vuelos perdidos y dificultad a las empresas para distribuir sus productos

Un enorme hueco que surgió como por arte de magia cerca del puente de la “platina”, en la carretera que lleva de la capital a Alajuela, colapsó al país ayer.
Las rutas alternas que llevan de la capital hacia Heredia y Alajuela se convirtieron en parqueos, pues los autos estaban prácticamente estacionados debido a la fuerte congestión que se generó.
Por la mañana, llegar de Heredia a la capital demoraba hasta dos horas en los momentos más críticos. Por su parte, los peajes de la carretera a Caldera estaban “full” pues los conductores la emplearon como ruta alterna para desplazarse hacia Alajuela.
Los inconvenientes provocados por el gran hoyo obligaron a adelantar las vacaciones en los centros de estudios de 17 cantones de las regiones afectadas, y hasta llevaron a las autoridades a sugerir a las personas que viven en esas comunidades que pidieran vacaciones a sus patronos o realizaran teletrabajo para reducir el tránsito.
Además crearon alarma en el sector productivo por el aumento en los tiempos de entrega, no solo en el país sino también en el exterior, pues sufrió dificultad para trasladar las mercancías hasta el aeropuerto Juan Santamaría.
Los turistas también se vieron afectados, muchos perdieron su vuelo al no poder llegar a tiempo por la densa congestión vial.
Para atender la emergencia, ayer mismo en horas de la tarde se corrió a buscar dos puentes tipo Bailey que se empezaron a colocar en el sitio que se hundió. Las estructuras estarán ahí hasta que la empresa constructora Meco, que tiene a cargo el mantenimiento de esa carretera, repare el daño.
A su vez se creó todo un plan que involucra medidas de contingencia en procura de mejorar la circulación en las vías capitalinas a partir de hoy, que involucró a la Policía de Tránsito, Fuerza Pública y Ministerio de Obras Públicas.
El programa comprende incrementar las frecuencias del tren entre Heredia y San José con viajes cada media hora —a partir de las 5 a.m.—, hasta crear un carril reversible en el que tendrán prioridad los autobuses y los turistas que vayan hacia el aeropuerto y muestren el pasaporte, boleto o equipaje a los inspectores de tránsito que regulen el paso.
Se identificaron además las rutas alternas existentes para evitar transitar por la General Cañas.
Entre ellas están la ruta 27 que es la que lleva a Caldera, la carretera Braulio Carrillo desviándose hacia el Barrio Socorro, y la vía entre San Francisco de Heredia y Río Segundo.
Aeris Costa Rica, operador del Juan Santamaría, también elaboró un programa de emergencia que consistió en reducir lo más posible los trámites de chequeo y migración que deben hacer los turistas para abordar, con el fin de que no perdieran sus vuelos.
El tronco de un árbol “de considerable tamaño” fue el causante de que se hundiera el tramo de carretera en sentido San José-Alajuela. El punto afectado está muy cerca de la urbanización Los Arcos, que es el trayecto más transitado del país con una circulación diaria estimada en 100 mil vehículos.
Como secuela del tapón que creó el tronco, se formó una turbulencia importante y eso provocó el socavamiento de la tubería en unos diez metros, detalló José Luis Salas, director ejecutivo del Consejo Nacional de Vialidad (Conavi).
Se descarta por completo que el problema se deba al deficiente mantenimiento que ha recibido esta carretera históricamente.
“Lo ocurrido es un hecho circunstancial y en nada se relacionaba con el mantenimiento de esta carretera, a la que se le colocó una capa asfáltica nueva y se demarcó meses atrás”, afirmó Salas.
Se estima que los trabajos de reparación del hueco se extenderán por dos semanas, pues no solo se intervendrá el tramo afectado sino también el trayecto entre Alajuela y San José.
La carretera General Cañas ha sido el principal dolor de cabeza de los dos últimos gobiernos, por los daños que ha sufrido.
La administración Arias sufrió en el intento de reparar el puente sobre el río Virilla, a pesar de varios cierres de carretera para tratar de eliminar una viga de hierro desprendida.
Este gobierno tampoco ha sido capaz de eliminar el problema. Pese a que contrató la sustitución de la losa por $3,6 millones, a menos de una semana de entregado el trabajo se empezó a desprender de nuevo.

Danny Canales
[email protected]
Ver comentarios