Enviar
Martes 27 Marzo, 2012


Negar al público el acceso a la colección del MAC argumentando que se está catalogando, no es justificable desde ningún punto de vista

Historia de un museo

La discusión sobre la posibilidad de exhibir la colección del Museo de Arte Costarricense (MAC) solo acentúa el escaso conocimiento en materia de Museología de las autoridades de Cultura.
Cito al señor Ministro, quien al referirse al guión permanente escribe: “(Este) no se exhibe porque la colección está siendo sometida a una meticulosa revisión en cuanto a su inventario y base de datos, debido a que presenta errores históricos que es necesario corregir y ordenar de forma responsable”.
Esta aseveración, en primer lugar, es irrespetuosa de la labor que durante más de 34 años el personal del MAC ha venido realizando, e incluye al actual curador, quien ha tenido a su cargo la colección por más de 20 años.
Afirmar que ahora se está llevando a cabo una labor de registro responsable, implica que el Museo y sus colecciones han sido manejados irresponsablemente durante toda su historia, lo cual es una afirmación temeraria.
Identificar, adquirir, catalogar, ordenar, estudiar, conservar y exhibir los objetos de una colección son labores permanentes que forman parte de la vida misma de una institución museal. Todas estas labores se han visto modificadas a través de la historia y seguirán siendo modificadas, gracias a los aportes de muchos profesionales.
No puede y no debe ninguna institución y su público esperar para disfrutar de sus colecciones, hasta que estas estén registradas y catalogadas de acuerdo con el criterio de una dirección o de un curador (ambos temporales en la vida de una colección), el fin último de exhibir no puede remplazarse por un prurito tecnicista de tener el “Registro perfecto”, porque tan pronto como este se complete, los criterios utilizados ya estarán superados o cuestionados.
En abril de 2010 al reabrir el MAC sus puertas, luego de la restauración del edificio, mostraba al público una selección de obras ordenada, en perfecto estado de conservación y con una museografía de la mejor calidad, este guión no pretendía ser perfecto y la selección era la que mejor nos pareció a los entonces responsables de la institución, pero tanto la distribución espacial como el concepto museológico, estaban pensados para ir siendo modificados de acuerdo con los diferentes criterios que irán surgiendo en la vida del museo.
Si todos los museos del mundo decidieran guardar sus colecciones hasta que estas estén perfectamente catalogadas, muy probablemente todos estarían cerrados. Día a día nos llegan noticias de colecciones completas recuperadas del olvido, de obras que habían sido registradas bajo la firma de un autor y que el tiempo ha demostrado que eran de otro, de cronologías corregidas, de miles de interpretaciones históricas que no podemos tildar de irresponsables, sino que son parte del desarrollo y el avance del conocimiento.
Negar al público el acceso a la colección del MAC argumentando que se está catalogando, no es justificable desde ningún punto de vista.

Eduardo Faith Jiménez
Museólogo