Logo La República

Lunes, 17 de enero de 2022



EDITORIAL


Hay que pagar a OAS

| Martes 25 febrero, 2014



Aprendamos la lección. Dinero hay, lo que falta es una correcta forma de administrarlo. Entender esto es indispensable para progresar


Hay que pagar a OAS

Si el pago a OAS, por el fallido contrato para que la firma realizara la carretera San José – San Ramón, se hace antes del 15 de marzo, lo que Costa Rica desembolsa son $35 millones, de los cuales ya se han pagado $6,5 millones.
Además, puede conservar los planos y diseños ya hechos para la construcción de la vía, e iniciar la misma de acuerdo al plan existente ahora para que se haga en forma conjunta entre el MOPT y el Foro de Occidente.
Si por el contrario, el país deja que venza ese plazo y OAS decide ir a arbitraje internacional, la empresa lo haría buscando que se le devuelva el lucro cesante, estimado en más de $500 millones.
En las actuales circunstancias en que se encuentra el país, el mismo no está en condiciones de tomar la segunda opción.
Se deberían encontrar los fondos para pagar a OAS los $28,4 millones que faltan y, si quisiéramos encontrar algún aspecto positivo ante lo negativo del caso, deberíamos aceptar esta realidad como un ejemplo más de lo que ocurre cuando las cosas no se hacen bien y aprender.
¿Aprender qué? Entre otras cosas, que las obras por concesión en Costa Rica causaron tantos daños y pérdidas, no por la figura en sí, sino porque los gobiernos firmaron contratos desfavorables para el país y de manera inconsulta con la población.
Esta falta de consulta y de transparencia es lo que se debe evitar a futuro, especialmente cuando se trate de obras por sumas tan elevadas para un país como el nuestro.
En el caso de la carretera a San Ramón, las primeras negociaciones se hicieron en 2006 con Autopistas del Valle. Fracasó esta gestión. En marzo de 2013 se firma contrato con OAS, que luego debe rescindirse.
A causa de formas ineficientes e ineficaces de administrar, Costa Rica se ha retrasado en infraestructura y ha perdido mucho dinero, con el cual podrían haberse construido, por ejemplo, hospitales y escuelas, lo que además habría generado empleo.
Pero hoy las cosas están ya como están y lo que urge es que pueda encontrarse una alternativa para contar con el dinero para pagar a OAS, en vista de que la Contraloría se opuso a la asignación de montos que se habían presupuestado para el pago de prestaciones a trabajadores de los puertos del Caribe, lo cual no se hizo.
Aprendamos la lección. Dinero hay, lo que falta es una correcta forma de administrarlo.
 





© 2022 Republica Media Group todos los derechos reservados.