¿Habrá Alianza del Pacífico para Costa Rica?
“Mi objetivo es promover la participación del país en la Alianza, asegurando que las sensibilidades de los sectores sean atendidas. Yo creo que se pueden hacer las dos cosas”, aseguró Alexander Mora, ministro de Comercio Exterior. Marco Monge/La República
Enviar

Hoy Alexander Mora buscará mejora en las condiciones de ingreso en México

¿Habrá Alianza del Pacífico para Costa Rica?

Privilegios para importar y migratorios serán los temas a discutir

Evaluar las posibilidades de Costa Rica para entrar a la Alianza del Pacífico con una serie de excepciones, es la misión que inicia hoy Alexander Mora, ministro de Comercio Exterior, en la Cumbre de la Alianza, en México.

201406182327460.n44.jpg
La posición de este Gobierno no ha sido clara hasta hoy, por lo que LA REPÚBLICA consultó la propuesta que llevará la delegación política.
En campaña, el presidente Solís admitió su precipitación por adherirse a este grupo económico.
Sobre las medias tintas que se han expresado para certificar la entrada a este grupo, Mora confía en mejorar las condiciones de ingreso, para satisfacer a los grupos agrícolas e industriales que expresan sensibilidades.

En campaña no quedó muy claro si vamos o no vamos con la Alianza del Pacífico, ¿cuáles son las precauciones?
Los temas puntuales en los que hay una acción activa de profundizar la información son esencialmente dos: el tema migratorio y el de desgravación arancelaria de productos.
Nosotros ya tenemos acuerdos de libre comercio con los cuatro países. Están en diferentes momentos de su ejecución; con Chile y México ya estamos en desgravaciones del 92%, ya estamos alineados con los pisos del modelo que la alianza establece. Ahora, con Perú y Colombia estamos muy por debajo de estos umbrales que establece la Alianza, son tratados muy jóvenes. En varios acuerdos hay productos excluidos. Hay listas grandes con Colombia, de productos industriales, agrícolas y agroindustriales que están excluidos en el TLC. Tenemos que analizar cómo esos productos serían impactados, si es que nos adherimos a esa Alianza.

¿Se entraría a la Alianza a negociar estas condiciones?
En principio no tenemos la potestad para negociar. Se toma o se deja. Pero ya hemos identificado unas figuras técnicas que podrían atender sensibilidades de esos sectores. El uso de esas figuras requeriría  apoyo político.

¿Ha recibido presiones? Algunos dijeron que la Alianza la pintaron muy bonita, pero que no es así...
Me reuní con la Cámara de Industrias y mi viceministro se reunió con otras. Les hemos manifestado que entendemos el tema y planteamos a ver si esas decisiones pueden ser atendidas. Ante este escenario, el Presidente tendría que tomar la decisión. Es prematuro anticipar cuál será el desenlace. Sí hay mecanismos para atender esas sensibilidades.

¿A qué se refiere con los mecanismos?
Que existen formas dentro del acuerdo que permiten que un país que tiene condiciones especiales para un sector, pueda lograr que los otros países acepten excepciones para ese sector. Las hemos identificado en al menos tres niveles. Eso podría suponer que sí tenemos forma de atender las sensibilidades de estos tres sectores.

¿Una eventual adhesión a la Alianza se podría sin todas estas excepciones?
Eso es lo que hay que valorar. En todo acuerdo comercial que hemos entrado siempre hay sectores que se oponen y que al final quedan satisfechos. No puedo anticipar que las objeciones de estos sectores sean suficientes para no proceder con la adhesión.

¿Entonces el fin principal es entrar en la Alianza, más que satisfacer a los grupos?
Costa Rica como país hizo una gestión y la Alianza le abrió las puertas. Eso lo hizo el Gobierno anterior, pero es una gestión país. El presidente Solís es un político muy maduro y sabe cuáles son las implicaciones de desdecirse. Ahora, si él encuentra que el balance final para adherirse no satisface al país, puede plantearlo a los otros presidentes. Y habría que ver si esos mecanismos pueden ser suficientes para resolver la situación. Mi objetivo es promover la participación del país en esa Alianza, asegurando que las sensibilidades de los sectores sean atendidas. Yo creo que se pueden hacer las dos cosas.

¿Y si al final no se puede quedar bien con todo mundo?
Si no se logra conciliar las dos posiciones de manera perfecta, pues la decisión al final quedará a criterio del Presidente.

¿Qué implica un paso atrás?
Cuando un país manifiesta una intención de participar en un foro y luego se retira, puede haber una percepción de discusiones internas inconclusas o que hubo una precipitación. Puede generar la impresión de que las voluntades no están alineadas y tiene el riesgo de hacer pensar que el modelo competitivo tiene dificultades. Costa Rica, como visión de Estado, ha apostado por un modelo abierto de asociación con los países de mejores prácticas. En esa medida, todos tenemos que trabajar para poder resolver los dos dilemas.

¿Es una entrada a medias?
Estamos haciendo la tarea más a fondo de una conciliación entre el interés político y económico de algunos sectores.
Nos corresponde al final tomar la decisión con los insumos que traigamos.

Luis Fernando Cascante
[email protected]
@La_Republica

Ver comentarios