Logo La República

Martes, 11 de diciembre de 2018



ACCIÓN


¡Gracias Selección, sos grande!

Cristian Williams [email protected] | Lunes 07 julio, 2014

La acción que pudo cambiar la historia del juego; Marco Ureña dejó botado a DeVrij (3), va a eludir a Vlaar, pero luego el portero Cillessen con su pierna le achicó el que era gol de semifinal.Rónald Schemidt/AFP-La República


¡Gracias Selección, sos grande!

En los penales terminó el Mundial para Costa Rica, pero lo mejor debe estar por venir

Salvador de Bahía (Brasil)- Esta vez la moneda cayó del lado contrario, esta vez nos tocó llorar en lugar de reír, esta vez ellos ganaron en los penales, esta vez Costa Rica fue más grande que nunca.
Fue desde los 11 metros, solo desde esa distancia, donde un sueño construido con trabajo, tenacidad, disciplina y muchos detalles más se pudo acabar, porque en desarrollo normal de un juego eso era imposible.

El portero de Holanda, Tim Krul se lanza a su izquierda y desvía el remate de penal de Michael Umaña; ahí quedó sentenciado el juego y los tulipanes avanzaron a la semifinal.Gabriel Bouys/AFP-La República

Holanda no pudo con Costa Rica, la subcampeona del mundo chocó contra una barrera de hombres luchadores, que cuando se vio superada, contra la ayuda celestial, los postes actuaron y sí, en el fútbol como en la vida, la suerte también juega.
Un cero a cero de 90 minutos, agobiantes, estresantes, pero como si no fuese suficiente, hubo 30 más, en los que no quedó uña a salvo, a cabeza con menos cabello.
Y sí, el ajedrez entró a un partido de fútbol, en el minuto 120, Louis Van Gaal, apeló a un movimiento clave, cambio de alfil (sacó al portero Jasper Cillessen e ingresó a Tim Krul), desconcentró a los peones rivales y pasó a las semifinales.

Krul, con su 1,93 metros de altura, estaba destinado a pasar sin pena ni gloria por este Mundial. Pero el meta del Newcastle inglés paró los tiros de Bryan Ruiz y el de Michael Umaña, para ponerse la camisa de héroe.
Los ticos cayeron el sábado en la tanda de penaltis después de aguantar 120 minutos el chaparrón de la selección de Holanda, que forzó siete paradas al sensacional meta Keylor Navas y estrelló tres remates en los palos. Fue un conmovedor ejercicio defensivo el visto en la ciudad de Salvador frente a algunos de los mejores atacantes del planeta.
Costa Rica se va bien del Mundial, queda por puntos en la octava casilla, cuando se le esperaba entre los últimos, invicta, con una de las mejores defensas, sumado al mejor portero de la Copa, como lo es Keylor Navas.
Su juego gustó, sobre todo en la fase de grupos cuando se plantó y le ganó a Uruguay e Italia, empatando contra Inglaterra en un partido de cara a cara, abierto y de buen fútbol.
En las rondas de eliminatoria directa le tocó defender más, ante Grecia pesó que desde el minuto 60 estaba con un hombre menos y estuvo a segundos de lograr la hombrada, para lo que finalmente debió ir a los penales.
Contra Holanda no es que se esperó, es que el equipo de Arjen Robben es una máquina ofensiva, con demasiadas variantes, jugadores de exquisita calidad que arrollan hasta al rival más pintado.
Y Pinto los estudió bien, por eso de entrada mandó a Joel Campbell al costado derecho a tapar las subidas de Blind, mientras en punta dejó a Bryan Ruiz, pero con el paso de los minutos y al ver que, aunque se controlaba al rival se perdía posesión, todo volvió a la normalidad.
La presión del colombiano ante los piscinazos de Robben surtió efecto, ya que el árbitro castigó al holandés más de la cuenta, ante las fuertes faltas que le cometían.
Pero es que Arjen tiene demasiado fútbol, calidad excelsa, al que, por más que se conozca no hay manera humana de controlarlo, a menos que sea con faltas, como lo hicieron Junior Díaz, Michael Umaña y Johnny Acosta, quienes se intercambiaron la marca.
Lo que sí funcionó a la perfección fue el fuera de juego, en eso Costa Rica da cátedra, si no basta con ver que Holanda fue sancionada 13 veces.
El peso físico del partido ante Grecia pasó la factura, por eso Navas fue el héroe, trabajó extra, demostró cualidades de un fuera de serie, de un arquero de otro planeta, que de no ser por penales, es casi imposible de vencer.
Bryan Ruiz, Cristian Bolaños, Yeltsin Tejeda y Christian Bolaños dieron señales de que ya jugaban con el corazón porque las fuerzas ya faltaban. Joel Campbell debió salir a los 66 minutos exhausto.
El camino terminó, acabó desde 11 metros, viene el momento de analizar lo que se ha hecho para al menos, repetir este sueño de 11 guerreros, que unieron a todo un país.


Cristian Williams
[email protected]
@La_Republica

Enviado especial