Enviar
Sábado 28 Septiembre, 2013

Las micro, pequeñas y medianas empresas de nuestro país están llamadas a desempeñar un papel fundamental como generadoras de riqueza


Gobierno 2014, pymes y desarrollo

Costa Rica esta inmersa en la inmovilidad, la inacción, y muchos otros problemas que enfrenta como sociedad. No obstante el país no está para improvisaciones y mucho menos para aprendices.
Costa Rica necesita un cambio de rumbo y para eso necesita al mejor capitán, por eso busca un presidente y equipo de trabajo, todoterreno, dispuestos a laborar las 24 horas del día, y siete días a la semana liderando las soluciones.
Esto supone fomentar un gobierno de diálogo, inclusivo y participativo, que trabaje en unión, en equipo, en armonía y que sea tolerante, pero sobre todo que tenga objetivos integrales para superar la pobreza, el clientelismo político y la corrupción, que son la mayor preocupación de esta sociedad.
Cabe destacar, que los países que han alcanzado el desarrollo son sociedades que han promovido e impulsado oportunidades entre sus habitantes, no solo se han preocupado de estimular la creatividad, la innovación y el espíritu emprendedor y de superación propio del ser humano, sino también han construido instituciones y políticas públicas para que las oportunidades lleguen a todos sus habitantes, especialmente los más débiles.
Una sociedad de oportunidades requiere más y mejores empleos, y la economía costarricense desde los años 90 ha sido incapaz de generar crecimiento y oportunidades de trabajo, con la consiguiente angustia y deterioro de la vida familiar y social.
Pese al esfuerzo de los jerarcas de PROCOMER, CINDE, COMEX, Instituto Costarricense Turismo, y otras autoridades en atraer inversión extranjera directa, el emprendimiento y la innovación serán los ejes de las políticas que deberán implementarse en el próximo periodo presidencial (2014-2018) para retomar una tasa de crecimiento económico elevada, sostenida y sustentable, que permita crear más y mejores puestos de trabajo.
En este contexto, las micro, pequeñas y medianas empresas de nuestro país están llamadas a desempeñar un papel fundamental como generadoras de riqueza y como creadoras de nuevos espacios de trabajo.
En este nuevo ciclo de gobierno, el Estado debe desempeñar un papel estratégico como proveedor de bienes públicos, como agente promotor de la innovación y el emprendimiento, como facilitador de una auténtica igualdad de oportunidades entre los ciudadanos, como regulador del mercado y como factor de protección para los que se encuentran en una situación de desventaja.
Esta claro, que si se desarrollan nuevos negocios, aumentan los ingresos fiscales, que van a fortalecer y ampliar los programas sociales para apoyar a los más necesitados y a la clase media abandonada, combatiendo efectiva y eficientemente el desempleo, reactivando la producción.
Finalmente, la tarea más urgente que abordará el próximo gobierno, es actuar con rapidez ante la crisis económica y social para recuperar la pérdida de dinamismo que afecta la economía, y volver a la senda del crecimiento.

Luis Fernando Allen Forbes
Asociación Salvemos El Río Pacuare
Director Ejecutivo
[email protected]