Fusión de Mattel con Hasbro afronta más presiones antimonopolio
Enviar

Una fusión de Hasbro y Mattel, que uniría a dos de los mayores fabricantes de juguetes, necesitaría obtener la aprobación de funcionarios antimonopolio en Washington que cada vez se oponen más a los acuerdos que alían a los actores dominantes en un sector.

Los custodios de la competencia, que enfrentan un atolladero de mega-fusiones luego de un frenesí de acuerdos firmados el año pasado, han adoptado una postura agresiva en contra de uniones en sectores concentrados, oponiéndose a transacciones como la oferta de Comcast por Time Warner Cable.

La revisión antimonopolio, que probablemente recaerá en la Comisión Federal de Comercio, dependerá de la amplitud con la cual los funcionarios definan el mercado, según Jonathan Kanter, abogado en Cadwalader, Wickersham Taft LLP de Washington. Si la revisión se centra estrechamente en las superposiciones de las compañías en categorías específicas de juguetes, el acuerdo podría quizás obtener una aprobación supeditada a la venta de algunas líneas de productos, dijo.

Si los funcionarios a cargo adoptan una visión más amplia y consideran que la combinación une a dos de los fabricantes de juguetes más grandes del país, dejando solamente a Lego A/S de Dinamarca como el siguiente mayor competidor, el acuerdo podría enfrentar muchas dificultades, dijo.

“¿Lo analizarán a través del enfoque tradicional de los últimos 20 años que se ha centrado mayormente en definir mercados estrechos y evaluar la fusión segmento por segmento?”, dijo Kanter. “¿O continuarán la tendencia de analizar los acuerdos en forma más holística y examinarlos sobre la base del impacto más amplio? En definitiva, eso es lo que determinará el destino del acuerdo”.

Revivir a Barbie

El posible acuerdo en el área de juguetes, informado por Bloomberg News el jueves, uniría la fortaleza de Mattel en la categoría niñas y el dominio de Hasbro del lado de los juguetes para varones, convirtiendo a la vez a la empresa conjunta en un competidor más fuerte de Lego, el fabricante de juguetes más grande de Europa, que ha crecido más que cualesquiera de sus rivales estadounidenses.

El máximo responsable ejecutivo de Mattel, Chris Sinclair, se propone revivir el negocio de Barbie después de que en los últimos años Lego le restara cuota de mercado al igual que la revitalizada marca My Little Pony de Hasbro. Los ingresos de Mattel, con sede en El Segundo, California, se aprestan a sufrir un golpe este año cuando los derechos de licencia correspondientes a las lucrativas marcas Frozen y Princess de Walt Disney pasen a Hasbro.

De todos modos, la combinación de las dos empresas representaría unos $5 mil millones de los $24 mil millones que mueve el mercado de juguetes estadounidense, donde la capacidad de negociación se ha trasladado a los comerciantes minoristas, según Jamie Katz, analista de Morningstar Investment Service. Eso quizá no baste para generar temores entre los funcionarios antimonopolio, dijo. El grueso de los ingresos de Hasbro y Mattel proviene de los mismos puntos de venta: Wal-Mart Stores, Toys “R” Us, Target y Amazon.com, según datos recopilados por Bloomberg.



Ver comentarios