Explosión de malles
El alto tráfico de clientes en centros comerciales es un beneficio. Como en el caso de la tienda oficial de Lego, en Avenida Escazú, que por su ubicación es un sitio ideal para establecer el primer local en el país de esta marca, dijo Roberto Federspiel, gerente de Tiendas Universal. Erick Matamoros/La República
Enviar

Ahora vienen City Mall y expansión de Multiplaza Este

Explosión de malles

Consumidores demuestran fuerte preferencia por este tipo de comercio

Los malles están en pleno auge.
El crecimiento de este tipo de comercio del año anterior es equivalente a no menos de la tercera parte de lo hecho en los 15 años anteriores.
Para 2013 el panorama es el mismo: la expansión de Multiplaza del Este, así como la construcción de City Mall de Alajuela, que se convertirá en el más grande del país.
Desde el punto de vista del consumidor, esta competencia ha traído grandes beneficios, en la experiencia del “shopping”, así como en la creación de nuevos empleos.
Estar en un centro comercial a menudo significa un gasto mayor para los comerciantes.
Sin embargo, la afluencia de los compradores anima a los empresarios a pagar lo que se cobre.
Estos malles de concreto son aquellos que agrupan más de un centenar de tiendas, y llegan a convocar la visita de más de un millón de personas cada fin de semana.
La apertura de dos nuevos centros comerciales en 2012 y la construcción de uno más este año, atiza la fuerte competencia, hasta convertirse en imperios dentro del Área Metropolitana.
El año pasado, la inauguración de Paseo Metrópoli y Lincoln Plaza vino a agregar unos 187 mil metros cuadrados en nuevas construcciones. Esto se traduce en más de 400 nuevos locales entre ambos.
Este auge no se detendrá en 2013. Ya se está trabajando en levantar el nuevo City Mall en Alajuela, que promete ser el más grande del país en un espacio de 185 mil metros cuadrados y al menos 280 locales comerciales.
A esta obra se debe sumar una nueva expansión en Multiplaza del Este, que ampliará su espacio en unos 14 mil metros cuadrados.
Esto permitiría la llegada de la tienda Simán y al menos 50 comercios más, que en total generarían unos 160 nuevos empleos.
Y es que más centros comerciales se traduce en más trabajos. En la actualidad, hay por lo menos 11 mil puestos ocupados sobre todo por dependientes, personal de administración y contabilidad.
En su mayoría, los empresarios dan prioridad a quienes residen en las cercanías, de modo que la llegada de los malles genera nuevas opciones en las comunidades donde se instalan.
En cuanto a la oferta de servicios, la llegada de un nuevo mall prácticamente obliga a las empresas a invertir para establecerse en ellos.
Esto multiplica las opciones que tienen los consumidores con una oferta de productos más cerca de su hogar, con las ventajas de tener parqueo, zona de compras, comida y entretenimiento en un mismo lugar.
Cada vez que se empieza a construir un centro comercial, ya existe al menos un 50% de sus localidades arrendado, de acuerdo con estadísticas de Colliers International.
Esta ocupación obedece especialmente a grandes cadenas de comida y ropa.
El que estén las marcas más grandes o consolidadas, atrae a sus rivales u otras de menor tamaño que llegan con la necesidad de darse a conocer.
Las estadísticas comprueban que solo el 2% de todos los locales comerciales está desocupado. Esto significa que todavía hay espacio para más malles.
“Cada mercado es movido por los indicadores, y en el comercial lo mueve el consumo… la presencia de comercios y el desarrollo de nuevos malles atiende a aspectos demográficos”, apuntó Danny Quirós, analista de Colliers.
Alquilar una tienda en el mall significaría pagar entre un 70% y un 100% más respecto a un local similar fuera.
Los precios varían de acuerdo con el centro comercial y la zona. Donde existe mayor diferencia es hacia el Norte y el Oeste de la capital.
Por ejemplo, en Heredia se han anunciado locales que se ofrecen hasta en $2.500 mensuales, que cuestan la mitad fuera del mall.
Aunque el precio es alto, la ventaja es que por este año no subirán, de acuerdo con los analistas.
Lo que sí esperan es menos tiendas sin ocupar, dijo Pedro Sánchez, analista de mercados de NAI Costa Rica.
Tampoco los nuevos malles afectarán el precio actual, y su efecto quizá lo que pueda generar es un reacomodo de inquilinos.
Usualmente, los administradores de los malles comercializan los locales de las nuevas etapas a un precio un tanto más alto que el resto.
“Un local en un centro comercial se ubica entre $7 y $95 por metro cuadrado. El tamaño, ubicación y hasta el renombre de la tienda entran en juego para establecer el costo. El que paga menos es aquel de tiendas por departamentos, que al centro comercial hasta le sirve porque atrae gente”, indicó Quirós.
Por su parte, los comerciantes están dispuestos a pagar los alquileres que se les cobren para el espacio en el mall, atraídos por la alta concentración de gente.
Por cierto, la tasa de desocupación en el Área Metropolitana es de tan solo el 2%.
“Hemos encontrado que en un centro comercial ambos nos beneficiamos, genera tráfico a Universal en épocas de alto consumo y también Universal le genera tráfico al centro comercial en temporadas específicas donde llegan clientes específicamente a la tienda”, explicó Roberto Federspiel, gerente de Tiendas Universal.
Por otro lado, el mall tiene algunos aspectos negativos, incluida la necesidad del comerciante de acomodarse a los reglamentos, desde los horarios hasta otros aspectos, mientras no puede controlar los parqueos, o hacer cambios a su propia tienda en el momento y en la forma que quiera.
En un mall, el flujo de clientes que va a otras tiendas puede saturar los parqueos, y el que va por una compra rápida también se pierde, pues no siempre es conveniente, dijo Diego Alonso, vicepresidente comercial de Auto Mercado.
Hay también la duda acerca de la saturación, de modo que el auge de los malles se convierta en una burbuja.
No obstante, por ahora el boom sigue adelante.

Lo bueno y lo malo
La llegada de centros comerciales tiene aspectos positivos y algunos negativos que afectan las zonas donde se ubican.

Positivo 

Oferta comercial cercana
Plusvalía de tierras alrededor del mall
Servicios

Negativo

Presas
Transformación del ambiente
Mayor necesidad de servicios como el agua
Fuente: Elaboración propia

201302032237550.nnn.jpg

Luis Valverde
[email protected]
Colaboró María Fernanda Cisneros

Ver comentarios