España liquidó rápido
Pedro Rodríguez abrió el camino de la victoria para España al minuto 20 con un potente remate desde fuera del área. Luiz Gene-AFP/La República
Enviar

España liquidó rápido

En 30 minutos tenía el 2 a 0, pero terminó sufriendo

Andrés Iniesta bordó el fútbol en el arranque de España en la Copa Confederaciones, que derrotó a Uruguay con una hora de exhibición futbolística y goles de Pedro y Soldado, en lo que era un recital de la campeona del mundo que acabó con final tenso por un golazo de falta de Luis Suárez (2-1).

201306162326390.a33.jpg
España brilló en el arranque de un nuevo sueño. El reto de conseguir el único título que falta a la mejor generación de futbolistas de su historia no pudo comenzar mejor. Exhibió su estilo de juego, especialmente en una primera parte para enmarcar.
El fútbol que asombra al mundo transformó los silbidos iniciales del Arena Pernambuco en sonidos de admiración. Comenzaron por Iniesta, que ofreció una de esas clases magistrales sobre el césped. Lección a cada balón que tocó. Con un socio como Cesc que hizo todo bien.
Los celestes vieron como España robó el balón y su posesión siempre tuvo sentido. Soldado demostró por qué es el delantero elegido. Del Bosque descartó jugar con falso nueve y Roberto no solo aportó remate sino que enlazó a la perfección con los jugadores de segunda línea.
El poste evitó el primer tanto a los diez minutos. La profundidad de Alba acabó en un pase a Cesc tras dejar pasar Iniesta el esférico por debajo de sus piernas. El derechazo lo repelió la madera.
Muslera sacó como pudo un disparo de Iniesta antes de aliarse con la mala suerte en el primer tanto del partido, como le ocurrió en el amistoso de hace meses. En esta ocasión el disparo de Pedro a un rechace de un saque de esquina golpeó en Lugano y desvió su trayectoria hacia la red.
El recital de la Roja era de tal magnitud que no necesitó cometer una falta hasta los 24 minutos. Tras marcar quería más. Xavi rozó la escuadra con una falta milimétrica y cuando el juego se endurecía llegó la jugada del partido. Iniesta se deslizó para sacar un contragolpe al espacio, Pedro dio continuidad con velocidad, Cesc apareció entre líneas y Soldado colocó en la escuadra el remate.
Y cuando el partido se despedía llegó la emoción con el tanto de Luis Suárez a dos minutos del final. Falta perfecta, inalcanzable para Casillas que castigó la dejadez final de la Roja. No había tiempo. El duelo de campeones del mundo fue para España.

Recife (Brasil)/EFE

Ver comentarios