Logo La República

Domingo, 9 de diciembre de 2018



EDITORIAL


¿Emprendedurismo sin apoyo a mipymes?

| Martes 07 mayo, 2013



El país necesita y desea que se impulse el emprendedurismo para generar empleo, pero en contradicción con ello no se apoya debidamente a las mipymes


¿Emprendedurismo sin apoyo a mipymes?


El 67% de los fondos del Sistema de Banca para el Desarrollo (SBD) permanece ocioso, sin auxiliar financieramente a muchas micro, pequeñas y medianas empresas que lo necesitan.
Esto de acuerdo con el informe publicado por el Banco Central, luego de cumplirse los cuatro años de fundado el citado sistema y tal como se lo indica su ley de creación, para lo cual el Banco contrató un estudio al programa Estado de la Nación.
Como sabemos el SBD debe atender a las micro y pequeñas unidades productivas, así como a las medianas que no hayan podido ser sujetas de crédito de los bancos públicos.
No obstante, tal como lo hemos señalado en varias ocasiones en este espacio, no se han tomado medidas para que, en la realidad, el sistema funcione.
La integración de la Comisión Evaluadora del SBD quedó plasmada en su ley de creación con representantes de la Escuela de Economía de la UCR, del Programa Estado de la Nación y de la Federación de Colegios Profesionales de la UCR.
Ahora, el resultado de dicha evaluación nos dice que “la entrada en operación del SBD, aunque ha producido algunos efectos positivos, no ha implicado cambios sustantivos en la importancia de las mipymes dentro del crédito del Sistema Financiero Nacional”.
Si definimos el acceso financiero como el aumento de personas empresarias con crédito, la evolución es positiva, pero es negativa si se evalúa esta evolución en relación con el saldo de crédito.
Los fondos del SBD alcanzan el monto de ¢337.900 millones a junio de 2012, sin embargo, dice el Banco Central, el 67% de esos recursos, pertenecientes al denominado peaje bancario, no se ha utilizado.
Como sabemos, esos fondos no provienen de una mayor asignación de recursos financieros a las mipymes, sino del traslado de una serie de fondos existentes cuyo objetivo, de una u otra forma era atender al mismo sector meta.
En definitiva, parece claro que debe revisarse la operación del SBD porque es evidente que algunos factores están incidiendo negativamente y no se está cumpliendo a cabalidad con los fines que el sistema perseguía desde su creación, hace ya cuatro años.
Mucho tiempo para pensar que algo no pudo ajustarse oportunamente. El país necesita y desea que se impulse el emprendedurismo para generar empleo, pero en contradicción con ello no se apoya debidamente a las mipymes.