Leiner Vargas

Leiner Vargas

Enviar
Martes 17 Diciembre, 2013

El conglomerado de pymes debe fortalecerse en sus competencias y capacidades para aumentar su productividad


Reflexiones

Elevar la productividad


Por muchos años hemos olvidado como nación que el secreto de la competitividad y del bienestar de cualquier país, región, sector económico o empresa en específico, es su productividad.
Si bien se puede temporalmente mejorar los ingresos del productor y/o exportador, a partir de un mejor tipo de cambio o a través de subsidiarle el costo del trabajo o de los insumos tierra y capital, a largo plazo las empresas solo pueden sobrevivir si son mejores que otras en el mercado nacional o mundial en términos de su productividad.


Si bien la productividad se puede medir en la unidad productiva individual, no solo depende de ella, lo anterior es porque en general las empresas forman parte de cadenas de producción vinculadas entre sí, la cadena de valor de los insumos, la cadena de valor del producto, las cadenas de valor logística y de comercialización, la parte del mercadeo y posventa, etc.
Todo el ecosistema del producto (bien o servicio) que se vende debe ser altamente productivo. Mejorar la productividad entonces es una función colectiva país, requiere  mejorar ampliamente la logística de insumos y el ecosistema de negocios asociados, requiere inversiones en el capital humano para que las empresas puedan ascender e integrar cada vez más conocimiento en lo que hacen, requiere altas inversiones en infraestructura de logística (transporte, telecomunicaciones, mercadeo) para que el costo por unidad de bien o servicio llevado al mercado sea menor.
Este ecosistema de negocios está íntimamente vinculado a un conglomerado de pequeñas y medianas empresas que se articulan con las grandes corporaciones agrícolas, industriales y de servicios.
Dicho conglomerado de pymes debe entonces fortalecerse en sus competencias y capacidades para aumentar su productividad.
Fortalecer la innovación y la integración de dichos negocios entre sí, es vital para favorecer un aumento en la productividad de la empresa, el sector y del país en general. Este fortalecimiento pasa por un Estado más fuerte en sus competencias bancarias para el desarrollo, un Estado capaz de llevar más y mejor ciencia, tecnología e innovación a las empresas, un Estado más efectivo y eficiente en sus servicios de capacitación y sobre todo, un Estado capaz de regular y mejorar la distribución del fruto de la riqueza generada en la economía.
La productividad es la base sustantiva del crecimiento económico y este, es fundamental para lograr mayor bienestar de la población, así como, mejorar la generación de empleo de calidad y su sostenibilidad en el tiempo. Construir las bases para una economía vigorosa y productiva es entonces la gran tarea que se debe impulsar como país.

 

www.leinervargas.com