Pedro Muñoz

Pedro Muñoz

Enviar
Jueves 9 Agosto, 2012


Re – Soluciones
El Reventazón nos reventó


El Reventazón nos desnudó de cuerpo entero. Al proyecto hidroeléctrico del ICE por no estar asegurado; al ICE, como parte del aparato estatal, por no usar a plenitud el sistema de seguros que ofrecen el INS y las aseguradoras privadas; a los costarricenses que nos la seguimos jugando en este tema un día sí y otro también.
Según el ICE, el proyecto hidroeléctrico no estaba asegurado porque todavía no se había otorgado el financiamiento. Aceptar esta razón sería equivalente a aceptar que si construyo mi casa con fondos propios no la debo asegurar o que si, habiéndole pagado el crédito hipotecario al banco, no debo renovar la póliza de seguros. No es aceptable el argumento de que porque el riesgo es solo del ICE no haya que protegerse.
Y es que, según la Ley Reguladora del Mercado de Seguros, el Estado debe contratar “directamente con el INS todos los seguros necesarios para la satisfacción de sus necesidades, siempre que el INS ofrezca condiciones más favorables considerando prima, deducible, cobertura y exclusiones, así como la calidad del respaldo financiero y respaldo de reaseguro”. Es decir, el Estado debe ser diligente cuando contrata seguros para determinar si es el INS o cuál de las aseguradores privadas el que ofrece las mejores condiciones. En la realidad esto no sucede porque o el Estado no se asegura del todo o, cuando lo hace, no compara la opción del INS con las del mercado privado.

Tampoco sucede que los costarricenses seamos responsables en el aseguramiento de nuestro patrimonio, comenzando con nuestra propiedad personal (casa, muebles, carros). Asumimos el riesgo sin valorarlo porque ojos que no ven, corazón que no siente.

Pedro Muñoz
www.pedromunoz.cr