Enviar

Factores importantes siguen haciendo de Costa Rica un lugar apetecido para la inversión extranjera, lo cual debe aprovecharse para obtener transferencia de conocimientos

El imán de Costa Rica

La inversión extranjera directa no cesa. Son buenas noticias.
A pesar de la competencia panameña, que hace lo posible por conquistarla hacia ese país aún sin contar con el recurso humano idóneo, Costa Rica sigue teniendo un imán capaz de atraer esos negocios y muchos de ellos se instalan en zonas francas.
Gente preparada, estabilidad, buen clima, cercanía con Estados Unidos, entre otros factores positivos, son los atractivos que hacen que la mirada se vuelva hacia este país a pesar de la posibilidad de que se les pida a esas empresas, dentro de un tiempo razonable, que contribuyan un poco más a solventar las necesidades fiscales.
El viernes anterior este medio anunciaba la apertura de una nueva planta de dispositivos médicos en El Coyol de Alajuela (zona franca), lo cual traerá al menos 200 nuevos puestos de trabajo en el corto plazo.
Con esa ubicación, personas de las diferentes provincias del Valle Central pueden aspirar a esos puestos por las cortas distancias de traslado. En este, como en otros casos, las previsiones deben considerar las condiciones del transporte público para que, siendo estas adecuadas, puedan ser utilizadas por los trabajadores de la nueva planta.
Se trata de la empresa estadounidense Covidien, una de las principales fabricantes de productos para el cuidado de la salud a nivel global.
Siendo la industria médica un sector tan importante, Costa Rica debería aspirar a obtener además de empleo, algo de transferencia tecnológica y de conocimiento, de forma que el ganar  ganar que se produzca incluya un paso adelante y no se limite al tipo de empleo que conocemos como maquila.
Por otra parte, el buen grado de preparación académica de la fuerza laboral del país, se presta para continuar atrayendo capitales que, en algunos casos, sería deseable que busquen asociarse con inversionistas y talento nacional para el desarrollo de industrias ecoamigables, un ámbito para el cual Costa Rica tiene ya un nombre  país bastante consolidado.
Así mismo, las nuevas empresas, ya sea que operen dentro o fuera de las zonas francas, han de instalarse contando, desde el inicio, con procesos limpios y adecuadas formas de eliminación de los diversos tipos de desechos que generarán.
Ver comentarios