Enviar
Lunes 24 Marzo, 2014

Abogaremos y defenderemos, siempre, la protección del agua de nuestras comunidades


El derecho inalienable del acceso al agua

El agua es uno de los recursos que debemos cuidar con más entusiasmo y recelo. El acceso a esta es, sin lugar a dudas, un derecho humano innegable. Las consecuencias ocasionadas por el cambio climático colocan al agua como un bien de un valor incalculable para nosotros y las futuras generaciones. Esto introduce una problemática en la cual los intereses económicos se harán presentes en todo el planeta, para saquear el recurso y convertirlo en una mercancía inalcanzable para las mayorías necesitadas.
Un bien de lujo y de lucro, un negocio que ocasionará, y ya vemos sus primeras manifestaciones, grandes conflictos a nivel planetario, si no hacemos algo al respecto ya.
Desde la fracción del PAC, hemos visualizado esta problemática y nos hemos encargado de defender, vehementemente, el acceso al recurso hídrico por parte de las poblaciones excluidas del sistema económico, que nos han impuesto en los últimos 30 años.
Desde la Asamblea Legislativa, trabajamos, arduamente, a través de tres puntos fundamentales: 1) declarar el acceso al agua como derecho humano en nuestra Constitución Política; 2) el proyecto de Ley para la Gestión Integrada del Recurso Hídrico, presentado hace cuatro años, acompañado con 150 mil firmas; 3) reformas legales para dotar de mayor autonomía y capacidad a los Acueductos Rurales (ASADAS).
La lucha por el acceso al recurso hídrico se ha venido intensificando en nuestro país durante los últimos años. Desde la Asamblea Legislativa se ha efectuado una lucha por la aprobación del proyecto de ley No. 17914, Ley de ASADAS, presentado en 2010 producto de una ardua negociación entre el sector ASADAS y la Comisión de Ambiente del Congreso.
Este proyecto, se elaboró en aras de lograr un consenso para crear un texto único, frente a los dos proyectos que ya existían en dicha comisión. Vale la pena mencionar que esta iniciativa no contaba, en esos momentos, con el apoyo de Acueductos y Alcantarillados (AyA).
En junio de 2013, el PUSC y el PLN, en complicidad con el AyA, modifican el fondo del proyecto mencionado y presentan esta modificación como un texto sustitutivo a la Comisión de Ambiente (compuesta por las bancadas del PLN, PUSC, PASE y Movimiento Libertario), aduciendo que cuentan con el apoyo del sector ASADAS, lo cual desmiente este sector a través de un comunicado. A pesar de esto, el texto se dictaminó y, actualmente, se encuentra en Plenario.
El proyecto ha sido convocado por la administración Chinchilla Miranda, contraviniendo el proyecto original que buscaba proteger la autonomía de los Acueductos Comunales a través de la Ley de Asociaciones 218. Además, el proyecto presentado por las ASADAS brindaba un marco jurídico más adecuado en cuanto a la protección y administración de las fuentes de agua potable en sus comunidades. Se asignaban competencias claras y equilibradas, tanto a los Acueductos Comunales como a otras entidades, para reglamentar la alianza público-comunitaria en las comunidades de nuestro país.
La problemática del acceso y distribución del agua se vuelve cada día más urgente. En días recientes, en nuestro país se llevaron a cabo hechos que demuestran la voracidad de ciertos intereses particulares, y el inescrupuloso uso de la fuerza por parte de las autoridades del AyA.
Los conflictos ocasionados en Potrero y en La Perla de Guácimo, como años atrás en Sardinal, Tacares de Grecia y en Rosario de Naranjo, colocan en la palestra esta tensión de fuerzas entre lo público y la privado alrededor del tema del agua, específicamente, el beneficio ante los intereses económicos contra la organización y necesidades de las comunidades de nuestro país.
Desde nuestra Fracción, abogaremos y defenderemos, siempre, por la protección del agua de nuestras comunidades. Las ASADAS se han dedicado a velar por que el recurso hídrico se administre poniendo a las comunidades en primer lugar, por encima de cualquier otro interés.

Yolanda Acuña Castro

Diputada de la fracción del PAC