Logo La República

Viernes, 16 de noviembre de 2018



EDITORIAL


Educación flaquea

| Martes 28 agosto, 2012




Dimos importancia y por ello mejoramos en eso a la adquisición y utilización de las modernas herramientas que aporta la tecnología, pero hemos desmejorado en educación

Educación flaquea

Una buena noticia y una alerta nos trae la más reciente evaluación que hizo el Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de la Organización de las Naciones Unidas.
La buena nueva es que Costa Rica avanzó significativamente en los indicadores de Gobierno Digital en 2012, con respecto a 2010.
De los cuatro indicadores estudiados hubo tres que mejoraron levantando la nota individual y por ende la calificación promedio. Estos son: servicios en línea, infraestructura de telecomunicaciones, e-participación (incluido en 2010).
La alerta, por otro lado, es que el índice de desarrollo del capital humano, en cambio, bajó de 0,883 que obtuvo en 2010 a 0,809 en 2012 (la calificación máxima es 1).
La medición hecha se basa en datos del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo sobre el “índice de la educación”, un indicador compuesto por nivel de escolaridad en adultos y la relación combinada de la matrícula bruta en educación primaria, secundaria y terciaria.
Es decir, que damos importancia, y por ello mejoramos, a la adquisición y utilización de las modernas herramientas que aporta la tecnología, lo cual es muy bueno, pero hemos desmejorado en la educación que, junto con el talento, es justamente lo que nos permite sacar provecho del uso de dichas herramientas.
Queda claro que en cuanto a la educación se debe entrar, de lleno, a poner en práctica mecanismos eficaces para despertar el interés por aprender, las habilidades para hacerlo y una importante mejora en la calidad de los contenidos en los procesos de enseñanza – aprendizaje.
Esto incluye redefinir esos contenidos de los programas educativos para que, al mismo tiempo que proporcionen una buena cultura general y conocimientos diversificados para despertar vocaciones, se acoplen a las necesidades del mundo moderno incluidas las novedosas carreras, muchas de las cuales aún ni siquiera tienen un nombre preciso porque responden a necesidades muy nuevas.
Los pasos que se hayan dado en ese sentido y los planes que puedan existir, deberían ser muy bien conocidos por la población (padres de familia y estudiantes) y, desde luego, sus resultados podrían verse probablemente en próximas mediciones.